EFEMadrid

¿Cuenta más la vida de decenas de personas o la de un ser querido? Este viernes llega a Netflix la serie “La noche más larga”, un thriller carcelario protagonizado por Alberto Ammann, quien emprenderá una lucha contra el tiempo y también contra la moral y su propia ética.

Trece años después de conseguir el Goya al actor revelación por su papel de funcionario de prisiones en “Celda 211” (Daniel Monzón, 2009), Ammann vuelve a la prisión para protagonizar este thriller creado por Víctor Sierra y Xosé Morais (“Néboa”, “Serramoura”), que va mucho más allá de la temática carcelaria.

“Hay un problema ético y moral, que enfrenta a mi personaje, al director del centro penitenciario Monte Baruca, con parte de su equipo e incluso con la mujer a la que ama (…) Hay un debate en el que están dos fuerzas opuestas desde el principio, con un montón de víctimas y de circunstancias extremas”, apunta el actor en una entrevista con Efe sobre la ficción, que transcurre en una noche con cronómetro y cuenta atrás.

“A mí el ámbito carcelario me entusiasma mucho y lo he disfrutado muchísimo, pero a la hora de valorar el proyecto sí que veía y me apoyé mucho en las diferencias de los dos" (de la serie con "Celda 211"), cuenta el actor de origen argentino.

En "La noche más clara" la duda es clave: “¿Cómo reaccionaríamos a una situación tremendamente límite? Hasta la persona más normal puede ser un héroe o un villano en situaciones extremas. Pero aquí hay mucha gente en esa situación y ver cómo reaccionan los personajes es muy importante”, agrega por su parte Luis Callejo, quien pone cara a Simón Lago, el detonante principal de la historia.

La trama de “La noche más larga” se ubica en el 24 de diciembre, la noche de Nochebuena, cuando llevan a este particular centro penitenciario, en el que hay módulos para delincuentes con problemas mentales, a un peligroso asesino en serie: Simón Lago.

En plenos festejos, Hugo (Ammann) se ve obligado a trasladarse a la prisión, llevando incluso a sus propios hijos, para supervisar un operativo especial de máxima seguridad. Allí se ve sorprendido por un grupo de hombres armados que rodean la prisión y cortan las comunicaciones con el exterior.

Su objetivo es que les entreguen a Simón Lago y si lo hacen el asalto acabará en cuestión de minutos. Pero Hugo, presionado por delicadas amenazas personales, se niega a obedecer y se prepara para resistir el ataque, acompañado de los propios internos de la prisión. Estalla entonces un polvorín de explosiones, bandos, lealtades y traiciones en "esta prisión en la que no se sabe si se están fugando, si están entrando, si es un castillo…", explica Callejo.

Dirigida por Óscar Pedraza (“Patria”, “Sky Rojo”) y producida por Lazona para Netflix, la ficción se estrena este viernes y cuenta con un elenco de actores como Roberto Álamo (“Que Dios nos perdone”, “La gran familia española”), Cecilia Freire ("Velvet", "Sin vergüenza"), José Luís García Pérez (“Cachorro”, “Secretos de estado”), Daniel Albaladejo ("Isabel", "El accidente") y Bárbara Goenaga ("La buena nueva", "Oviedo Express"), entre otros.

Esta última, pareja de Ammann en la serie, interpreta a una de las doctoras de la prisión, que tiene que convivir día a día con distintos casos de internos con problemas mentales como la psicopatía, la sociopatía, la esquizofrenia… Una circunstancia para la que recibieron la asesoría de especialistas en la materia para evitar caer en frivolidades y tópicos.

"Yo soy partidaria de que entendamos que es una ficción y una ficción tiene que ser libre, pero es verdad que tuvimos a una persona que nos ayudó bastante, a una psiquiatra. Teníamos muchas dudas de cómo era cada paciente, de qué les podía pasar… Intentamos hacerlo con toda la sensibilidad”, apunta la actriz a Efe.

Sobre el trasfondo de la serie, “La noche más larga” - cuyo argumento queda abierto para una posible segunda temporada, todavía sin confirmar-, se centra “en cómo los intereses individuales a veces pesan más que los intereses comunes”, señala Goenaga. Tener dudas en una situación comprometida como la que vive Hugo y no saber si anteponer el bien común a lo personal es algo que “a todos nos puede pasar en un momento dado”, añade la actriz.

“Hay un dilema muy grande que es cuando dices, están falleciendo muchas personas, pero piensas, está la vida de mis hijos en juego. ¿Ahí tú qué harías? Yo me pasé toda la serie pensando que Hugo estaba haciendo lo que tenía que hacer, que lo natural te sale", agrega.

Paula Escalada Medrano