EFEMadrid

El proyecto de nueva Ley Audiovisual establece obligaciones de emisión y producción de obras europeas, con un mayor protagonismo de las realizadas en español o en lenguas oficiales de las Comunidades Autónomas, que afecta tanto a televisiones tradicionales como a las plataformas.

Las plataformas solo se veían afectadas con la ley en vigor, de 2010, cuando tenían su sede en España, pero ahora entran en el ámbito normativo las que ofrezcan sus servicios en España.

OBLIGACIONES EN LA PRODUCCIÓN EUROPEA Y ESPAÑOLA

En el caso de la producción, se mantienen los porcentajes globales de la ley de 2010, es decir: un 5 % de los ingresos anuales en el caso de los medios privados y un 6 % en los públicos deberá destinarse a la producción europea, ya sea de películas o series.

Lo que cambia es el reparto, ya que un 3,5 % tendrá que destinarse a obra audiovisual en cualquier formato y en lengua oficial o cooficial de España, frente al 0,9 % de la ley actual, según el proyecto de Ley General de Comunicación Audiovisual aprobado este martes por el Consejo de Ministros.

Por otro lado, un 2 % habrá de destinarse a la financiación de cine de productor independiente, que deberá realizarse también en la lengua oficial del Estado o en alguna de las cooficiales, frente al 1,8 % vigente, precisa un comunicado del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Esos dos porcentajes no se suman, han precisado a Efe fuentes del ministerio. La producción independiente puede a la vez ser en una lengua oficial, con lo que cumpliría los dos criterios a la vez.

Y un 1,5 % sería para la producción de obra europea en cualquiera de las lenguas oficiales europeas.

Lo que se ha hecho en esta nueva ley, que ha pasado por negociaciones y audiencias públicas y que ahora iniciará su tramitación parlamentaria, es simplificar el esquema de reparto y aumentar el dinero destinado a producción en español o en lenguas cooficiales de España.

Y lo hace transponiendo la normativa europea, modernizando la legislación actual y regulando "a todos los agentes que operan en España", como ha precisado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

EMISIÓN DE OBRA AUDIOVISUAL EUROPEA

En cuanto a la emisión, las televisiones tradicionales tendrán que reservar el 51 % del tiempo de emisión a obras audiovisuales europeas. De ese porcentaje, el 50 % será para obras en la lengua oficial del Estado o en alguna de las lenguas oficiales de las Comunidades Autónomas.

Y de esta subcuota, RTVE reservará un mínimo del 15 % a obras audiovisuales en alguna de las lenguas oficiales de las CCAA, según ha indicado el Gobierno, que no ha precisado cómo afectarán estas obligaciones a las cadenas privadas.

Además, las Comunidades Autónomas que tengan lengua oficial podrán regular obligaciones adicionales para los prestadores del servicio público de comunicación audiovisual en sus ámbitos autonómicos.

En el caso de las plataformas como Netflix, HBO o Movistar -denominadas en la ley "prestadores del servicio de comunicación audiovisual televisivo a petición"- tendrán que reservar un 30 % de su catálogo a obras europeas, ya que no tienen una programación establecida.

La mitad (un 15 %) deberá ser obras en lenguas oficiales en España y, de esa subcuota, el 40 % habrá de ser obras audiovisuales en alguna de las lenguas oficiales de las CCAA.

En lo que se refiere a la financiación anticipada de la obra audiovisual europea, se establece una excepción al principio de país de origen, ya que cualquier prestador del servicio de comunicación audiovisual televisivo que ofrezca su servicio en España deberá contribuir a la financiación anticipada de la obra audiovisual europea.

Este es un punto importante porque deja dentro del ámbito de aplicación de la ley a las plataformas que, aunque no tienen su sede en España, sí ofrecen sus servicios, algo que no está recogido en la norma actualmente en vigor.

Aunque quedan exentos los prestadores con una facturación generada por sus servicios en España inferior a 10 millones de euros al año.

IMPULSO A LAS MUJERES Y DEFENSA DE LA PLURALIDAD LINGÜÍSTICA

La nueva ley también fomentará la producción de obras audiovisuales dirigidas o producidas por mujeres mediante la convocatoria de ayudas con cargo al Fondo de Protección a la Cinematografía y al Audiovisual.

Y en el ámbito de pluralismo lingüístico, se prevé la posibilidad de establecer programas de ayudas al subtitulado o doblaje de las obras audiovisuales en estas lenguas.

ESPAÑA, UN HUB AUDIOVISUAL

"España es una potencia en toda la cadena de valor en toda la cadena audiovisual", ha resaltado Calviño, quien ha explicado que la ley se adapta a un "mercado en crecimiento y en profunda transformación" tanto por los cambios tecnológicos como por las formas de consumo.

Por ello, el objetivo de esta reforma es aprovechar la creciente convergencia entre los distintos operadores, tradicionales y vía internet y reforzar el Hub audiovisual español, estableciendo una "igualdad de trato de todos los operadores".

Además de mostrar un "fuerte compromiso con el impulso del español y del resto de lenguas cooficiales" e impulsar la producción en España con la creación de una Oficina de Atracción de Rodajes y la aprobación de ayudas a la renovación de equipamiento e infraestructuras, precisó la ministra.