EFEOviedo

Ciento veinte y ocho años después de su última representación en España, la ópera inacabada de Gaetano Donizetti "El duque de Alba" se reestrenará mañana domingo en el Teatro Campoamor de Oviedo, que ha programado cuatro funciones de este melodrama en su versión original en italiano.

Ambientada en la ocupación española de Flandes durante el reinado de Felipe II, esta ópera casi inédita viaja al pasado para poner de relieve ante el público actual el absurdo de la guerra, denunciar el terror y reflejar cómo la violencia genera más violencia.

Esta ópera, que en todo el mundo ha sido muy pocas veces representada, tan sólo pudo verse en España en tres ocasiones: el 19 y 22 de diciembre de 1883, en el Liceo de Barcelona y el 23 de marzo de 1887, en el Teatro Real de Madrid.

Ahora el Campoamor ha recuperado la producción que la Ópera Ballet Vlanderen de Amberes estrenó en mayo de 2012, aunque con el libreto original en italiano de Angelo Zanardini, y no el francés que utilizó en su montaje la compañía belga.

Bajo la dirección musical del maestro Roberto Tolomelli y la escénica del venezolano asentado en Barcelona Carlos Wagner, la Ópera de Oviedo recupera ahora este drama romántico en cuatro actos en el que el compositor italiano trabajó entre abril y octubre de 1839 por encargo de la Ópera de París, pero que no llegó a concluir.

Fue su discípulo Matteo Salvi quien, tras su muerte, acabó esta pieza, considerada como una de las más logradas de Donizzeti tanto por la música como por la fuerza que imprime al libreto la figura del militar y diplomático español, que es enviado a Flandes por Felipe II para reprimir al pueblo, entonces bajo dominio español.

Ocho enormes figuras metálicas de soldados de seis metros de estatura, armados con rifles de asalto y con cascos de la segunda Guerra Mundial salpican el escenario del coliseo ovetense para reflejar visualmente la opresión que los tercios españoles ejercieron sobre el pueblo flamenco.

Con esta guerra de trasfondo, la ópera muestra el conflicto que vive el tercer duque de Alba al descubrir entre sus enemigos a un hijo bastardo, Marcello, que a su vez se debatirá entre la lealtad a su progenitor y su amor por Amelia de Egmont, hija de uno de los héroes de la independencia de los Países Bajos.

Aunque esta ópera habla de la ocupación de Flandes, Wagner considera que el tema principal de esta obra va mucho más allá y es más universal: "¿Qué haces y cómo te enfrentas a una guerra y la idea de un enemigo o un pueblo conquistado cuando resulta que estás estrechamente relacionado con él".

El tenor catalán José Bros dará vida al papel de Marcello, la soprano mexicana María Katzarava, que debuta en España, lo hará como Amelia, mientras que Ángel Ódena será la voz del Duque y gobernador de los Países Bajos.

En total, serán diez solistas y 35 miembros del coro de la Ópera de Oviedo los que, junto a 26 extras y la Orquesta Filarmonía, representarán esta obra mañana, el 15, 17 y 19 de diciembre, en lo que será la cuarta producción que el Campoamor lleva a escena esta temporada. EFE

lj/mlbs