EFEMadrid

Crear y poner en marcha una ópera parece algo que pocas personas pueden hacer. Sin embargo, niños y niñas de 5º de Primaria del colegio Siglo XXI de Madrid están creando dos obras, una sobre los refugiados y otra sobre la lucha de los héroes anónimos en África, para "cambiar el mundo y hacerlo un poco mejor".

La temáticas que han decido llevar al escenario no son, para nada, infantiles, y estos niños que rondan la edad de 10 y 11 años aseguran a Efe que quieren que su obra ayude a hacer "el mundo un poquito mejor".

"¿Quiénes son estos desconocidos? ¿Serán los pobladores de la nueva era?" es uno de lo títulos y relata el drama de los refugiados desde el punto de vista de qué pueden aportar a Europa.

"Creemos que los están tratando mal y no es justo porque son iguales que nosotros", afirma Noa, una de las guionistas del proyecto, y explica que están "un poco nerviosos" porque todavía les faltan los últimos retoques del texto.

Por su parte, el otro grupo de 5º ha optado por hablar de los héroes anónimos en la obra musical "¡Alerta tuxitina!", que contará la lucha de una madre y un grupo de personas anónimas contra una grave enfermedad contraída en África.

Jorge, uno de los creadores del libreto, asegura en nombre de sus compañeros que "todo el mundo puede ser un superhéroe, no hace falta tener poderes para salvar vidas", y señala que, aunque han tenido que cambiar varias veces el guión, "siempre es para mejorarlo".

Los niños han asegurado a Efe que "se han emocionado mucho" al escribir sus guiones, porque sentían que "transmitían algo importante".

"Tenemos derecho a expresarnos, aunque seamos niños, porque los adultos no siempre tienen razón", critican a sus mayores y afirman que ellos "también pueden cambiar el mundo".

La dirección, el guión, la escenografía, la interpretación de los personajes, la banda sonora o el vestuario son algunas de las muchas tareas que tendrán que completar para que sus obras salgan adelante, aunque, a pesar de que todo el peso recae sobre sus hombros, han tenido un "pequeño empujoncito" de sus tutores, Rocío y Jorge, y la Fundación LÓVA.

LÓVA es un proyecto educativo que busca motivar a los alumnos desde el "desarrollo emocional, social y cognitivo" para que puedan dar alas a su imaginación y descubran todas sus capacidades durante un año lectivo.

Los niños combinan el temario académico con la creación de la obra y aseguran que "lo combinan perfectamente".

Por su parte, su tutora Rocío Fernández ha dicho a Efe que está "orgullosa" de los niños porque "cada día se superan en esfuerzo y pasión" y afirma que los chicos "tienen un poder inmenso que multiplican por mil".

Explica que todas las asignaturas se desarrollan a través del proyecto LÓVA, de modo que, por ejemplo, explica las matemáticas (o "matemágicas", según Rocío) a través de los trabajos que tienen que desarrollar para la obra.

Los niños también han recibido clases magistrales de profesionales de diferentes oficios como técnica vocal, diseño, maquillaje y peluquería, actuación y de relaciones públicas, que les han servido para meterse dentro del proceso de creación de una ópera.

Estas obras se representarán los días 3 y 10 de junio de 2016, respectivamente, en el auditorio del centro cultural Lope de Vega de Madrid.

Ojalá estas dos obras sean sólo las primeras de estos grandes niños y que, a través del arte y las humanidades, puedan seguir sorprendiendo y cambiando el mundo.

Ana Márquez