EFELisboa

La poesía del español Luis García Montero se presentó hoy por primera vez en lengua portuguesa con la obra "As lições da intimidade" ("Las lecciones de la intimidad"), traducida por Nuno Júdice.

El libro es el primero de la colección que el Instituto Cervantes en Lisboa y la editorial portuguesa Abysmo han creado para dar a conocer títulos imprescindibles de las letras de la lengua española al público luso.

Tanto García Montero como Júdice asistieron hoy a la presentación de la obra, celebrada en el Instituto Cervantes de Lisboa y en el que también han estado presentes el ministro de Cultura portugués, Luís Filipe Castro Mendes, y el embajador de España, Eduardo Gutiérrez.

García Montero aseguró que es un "honor" acercarse a los lectores portugueses a través de la traducción de Júdice, al que le une una gran amistad y al que dijo que admira desde que se conocieron.

"Si hay algo bueno en el libro, no es por mi parte sino por la traducción de Nuno", bromeó el granadino, que mencionó a Fernando Pessoa y Eugenio de Andrade como inspiraciones lusas.

También recordó que sus poemas no existirían sin la obra de grandes nombres de la literatura en español como Borges o Neruda: "El trabajo artístico tiene que hacerse con la mejor tradición y sintiéndose heredero", apuntó.

Júdice recordó que antes era muy fácil encontrar obras españolas traducidas al portugués, pero ahora falta "mucho camino" para recuperar el ritmo de traducciones de antaño, algo que considera "fundamental" para dar a conocer la poesía.

En la misma línea, el editor de Visor Libros, Chus Visor, explicó que la poesía lusa apenas se conoce en España: "Hace falta una gran antología de la poesía de Portugal del siglo XX", añadió.

Por su parte, Castro Mendes, que también es escritor y poeta, reconoció haber leído muchos poetas españoles y recordó la "estrecha relación" que ha existido siempre en la poesía ibérica.

Luis García Montero (Granada, 1958) lleva cuatro décadas en el mundo de la poesía y ha sido galardonado con el Premio Adonáis por "El jardín extranjero" (1982), el Premio Loewe en 1993 y el Premio Nacional de Literatura en 1994 por "Habitaciones separadas", así como el Premio Nacional de la Crítica en 2003.