EFEBurgos

El Arzobispado de Burgos ha recibido este viernes, por parte del Cuerpo Nacional de Policía, el trozo recortado que quedaba por recuperar de un tapiz flamenco robado en 1980 por Erik El Belga, junto a otros cinco más, en la iglesia de Santo Domingo de Castrojeriz, en el tramo burgalés del Camino de Santiago.

Se trata de un ángel sentado de 55x60 centímetros, recortado del tapiz titulado "Apoteosis de las artes" que fue robado el 7 de noviembre de 1980 junto a otros cinco, todos ellos confeccionados hacia 1654 en talleres de Brujas con los cartones firmados por el artista flamenco Corneille Shutz, discípulo de Rubens.

Los seis formaban parte de una serie dedicada a las artes liberales y representaban a la Música, la Astronomía, las Matemáticas, la Filosofía, la Gramática y un resumen de todas ellas, el conocido como "La apoteosis de las artes".

El inspector Mariano Costoso, encargado de delitos contra el patrimonio de la Comisaría de Barcelona, ha explicado que la investigación no se había cerrado pero que estuvo muchos años sin avanzar hasta que otro inspector, que está realizando un ensayo sobre las acciones de Erik El Belga, cuya detención en 1982 supuso la recuperación de más de 700 obras de arte robadas, le ofreció mediar para localizar el fragmento que faltaba.

Ese inspector, Ángel Alcaraz, ha explicado que contactó con el abogado defensor de Erik El Belga entre 1982 y 1985, quien ha devuelto el trozo de tapiz con el argumento de que su defendido, durante sus últimos años de vida antes de fallecer en Málaga en 2020, era partidario de restituir lo robado.

"No se trata de ensalzar a un ladrón y hay que recordar que la operación sigue abierta porque siguen faltando muchas piezas desaparecidas", ha aclarado el inspector.

Ha apuntado también su sospecha de que el trozo se había separado del tapiz para intentar enmarcarlo y venderlo por separado, "aunque es una pieza conocida, fácil de identificar y, por tanto, difícil de vender".

El arzobispo de Burgos, Mario Iceta, ha recibido en la archidiócesis este recorte de manos de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y en presencia de la delegada del Gobierno de Castilla y León, Virginia Barcones.

El prelado ha destacado el "valor incalculable" de la pieza recuperada, aunque ha insistido en que lo más importante es su "valor sentimental" al permitir la reunión completa de los seis tapices que ya se encuentran en la iglesia de donde fueron expoliados.

El mismo año del robo, en 1980, fueron recuperados tres de estos tapices en Francia y otro en Bélgica, mientras que los dos restantes se encontraban en Barcelona, donde fueron localizados en 1982.

Sin embargo, al que compendiaba todas las artes liberales le había sido cortado un trozo de la orla de su margen inferior izquierdo. Esa es la parte ahora recuperada y que pone fin a una investigación que había comenzado hace cuarenta y dos años.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha destacado el "trabajo incansable de nuestra Policía Nacional y su eficacia a la hora de recuperar obras de arte sacro robadas".

René Alphonse van denBergue (1940-2020), popularmente conocido Erik El Belga, ha sido uno de los mayores ladrones de obras de arte en España, donde fue detenido por vez primera en 1966 cuando se disponía a expoliar en la catedral de El Burgo de Osma (Soria).

Después de numerosas detenciones y reclusiones, incluida una fuga en su país de origen, abandonó la cárcel de Barcelona en 1985 a cambio de colaborar para la recuperación de las piezas robadas y debido, por otra parte, a la prescripción de los delitos por los que tenía pendientes más de una decena de juicios. Desde 1985 fijó su residencia en Málaga, donde falleció en 2020.