EFEOviedo

La reina Letizia ha presidido hoy la apertura de los Cursos de Verano 2015 de la Escuela Internacional de Música de la Fundación Princesa de Asturias, donde ha aprovechado para departir con alumnos procedentes de distintos países sobre sus preferencias y gustos musicales.

Tras llegar a las 11:00 horas al Conservatorio Superior de Música "Eduardo Martínez Torner", la Reina ha sido recibida por el presidente del Principado en funciones, Javier Fernández; el presidente del parlamento asturiano, Pedro Sanjurjo; el delegado del Gobierno en la región, Gabino de Lorenzo, y el alcalde de Oviedo, Wenceslao López.

Doña Letizia, que ha presidido la inauguración de los cursos por segunda vez como Reina de España, ha entrado al salón de actos del conservatorio entre los aplausos de parte de los 150 alumnos de seis nacionalidades inscritos para esta edición, con los que, tras la inauguración oficial, ha pasado un rato hablando.

En su discurso de bienvenida, la directora de la Fundación Príncipe de Asturias, Teresa Sanjurjo, ha destacado el esfuerzo y el apoyo que prestan las familias a la formación musical de su hijos.

La encargada de pronunciar la conferencia inaugural ha sido la mezzosoprano Teresa Berganza, que impartirá los días 17 y 18 dos clases magistrales de canto y quien ha basado su intervención en explicar a los jóvenes promesas la importancia de la "humildad" para conseguir ser un buen músico.

También les ha conminado a buscar el "afán de superación" y escaparse del "halago ajeno" y ha reivindicado la "pasión" y el "esfuerzo" por un trabajo duro para adquirir la técnica necesaria para lograr ensalzar la "belleza de la voz y la expresión de la palabra".

En el turno de preguntas, Berganza, premio Príncipe de Asturias de las Artes 1991, ha apuntado que la verdadera valía de un cantante se demuestra cuando lo hace a viva voz y "no como ahora que cualquiera canta y no se sabe como lo hace, ya que siempre usan un micrófono".

En este sentido, la Reina ha intervenido en el turno de preguntas para inquirir la opinión de la mezzosoprano por si alguna de esos cantantes podrían formar parte de la expresión musical que Berganza reivindica.

"Que bien habla la Reina", ha subrayado Berganza, que ha apostado por aquellos concursos musicales en los que jóvenes interpretes no usen micrófonos, como ocurre en ciudades como San Petesburgo.

Tras la conferencia, doña Letizia ha visitado un aula en la que el lutier Diego del Valle explicaba el arte de la fabricación de instrumentos musicales a cinco alumnos de varias nacionalidades.

Valle ha explicado a la Reina el laborioso trabajo que le puede llevar hasta tres meses en construir un violín o cuatro años para un encargo de un instrumento muy especial.

Para su construcción, el lutier utiliza madera de abeto de los bosques de Bosnia y de arce del norte de Italia, que los selecciona por su lento crecimiento que permite una madera más consistente para soportar la presión de las cuerdas.

Tras hablar con el artesano, doña Letizia se ha dirigido al vestíbulo del conservatorio donde le esperaban los alumnos para hacerse la foto oficial junto a la cantante Berganza.

La Reina y Berganza han mantenido una relajada conversación con algunos de los jóvenes, a los que doña Letizia ha animado a hacer preguntas a la cantante y en la que ha habido un diálogo sobre los distintos gustos y estilos musicales.

Berganza ha reconocido ser una gran admiradora de cantantes más modernos como Frank Sinatra o John Coltrane, mientras que la Reina puso como ejemplo de artista más cercano a la juventud al cantante Jason Derulo, a lo que los alumnos asintieron.

Las clases de este curso, que finalizará el 25 de julio, corren a cargo de un claustro internacional, que cuenta con profesores procedentes de orquestas y centros como la el Brooklyn College en la New York City University, la Escuela Central Musical de Tbilisi (Georgia) o la Eastman School of Music de Nueva York y de orquestas como la de la Ópera de Frankfurt, Radio Televisión Española y la orquesta de Los Virtuosos de Moscú.

Veinticinco profesores de diez nacionalidades impartirán las clases, que abarcan los instrumentos de la plantilla sinfónico-orquestal, además de asignaturas de conjunto musical como joven orquesta y orquesta infantil, música de cámara, cuarteto de cuerda, conjuntos de viento, de improvisación y jazz.