EFERoma

El director del prestigioso teatro de Ópera de La Scala de Milán, Dominique Meyer, presentó el programa musical para la próxima temporada que comenzará en septiembre, aunque es consciente de que será muy difícil respetar las medidas de distancia requeridas para evitar el contagio de coronavirus.

"Haremos lo que podamos, pero hay que se realistas. Quien conoce el teatro sabe las dificultades prácticas para organizar la salida y entrada del público. ¿Además cómo pueden trabajar distanciadas las 300 personas que en la realización de una ópera, o los 90 músicos de la orquesta o el coro o el cuerpo de baile?", explicó Meyer, en una entrevista al canal público de noticias "Rainews".

Por ello, dijo que sólo se podrá abrir cuando se pueda garantizar la total seguridad del público y de todos los dependientes.

"Entiendo que se pueda hablar de distancias en un restaurante, pero en una sala donde hay 2.000 personas o en una orquesta o en un cuerpo de baile. Honestamente lo veo difícil", agregó.

En estos 50 días de cierre, La Scala ha perdido cerca 23 millones de euros, explicó Meyer, quien añadió que se está trabajando para no acumular pérdidas.

El director de La Scala ha preparado un ambicioso programa de reapertura que comenzará con la Misa de Réquiem de Verdi dirigida por el maestro y director musical del teatro Riccardo Chailly, pero que se ejecutará en la Catedral de Milán en honor a todos los fallecidos por el coronavirus y con la intención de ofrecer dos réplicas también en Bérgamo y Brescia, dos de las provincias más afectadas por la epidemia.

"La programación se caracterizará por la presencia de algunos de los artistas más importantes en la escena internacional", explican en una nota, pues además de contar con Chailly, también se prevé que Zubin Mehta y Christian Thielemann suban el podio entre otros, y se podrá escuchar a los pianistas Maurizio Pollini y Daniel Barenboim, la violinista Anne-Sophie Mutter y entre los cantantes se contará con la soprano Anna Netrebko"

También programado para septiembre "el concierto de Staatskapelle Dresden dirigido por Christian Thielemann y el del pianista Maurizio Pollini, mientras que el recital de Anna Netrebko está programado para noviembre y el recital de Daniel Barenboim. Anne-Sophie Mutter también se mostró dispuesta a participar en un concierto dirigido por Riccardo Chailly", agrega la nota.

La temporada lírica planea la reanudación de tres grandes producciones y espectáculos que han hecho la historia del teatro: "La traviata", dirigida por Zubin Mehta y con la dirección artística de Liliana Cavani en septiembre; "Aida", dirigida por Riccardo Chailly y la puesta en escena de Franco Zeffirelli y "La bohème", con el director a definir y también con la idea de Zeffirelli.

También se espera que se reanude la actividad del ballet con un gala en septiembre y seguido de dos espectáculos de gran historia y prestigio en este teatro: en septiembre "La dama de las camelias", coreografía de John Neumeier y en octubre "El Lago de los Cisnes" con la coreografía de Rudolf Nureev.

Meyer aseguró en una carta a los trabajadores de la Scala que una reapertura que "debe ser un signo importante y ejemplar, visible y notable en Milán, en la región, en Italia y en el mundo entero".

Por el momento, La Scala ha recurrido al FIS (Wage Integration Fund, una compañía de despidos para trabajadores del mundo del espectáculo), que garantiza a los trabajadores solo el 40 % de su salario, en promedio algo más de mil euros y la hipótesis es agregar el otro 40 % de los fondos teatro, según explica el diario "Corriere della Sera".