EFERoma

El parque de Villa Borghese, pulmón verde de Roma, se llena desde hoy de arte contemporáneo con obras de artistas como el argentino Leandro Erlich o la italiana Marzia Migliora para reivindicar el regreso del hombre a la naturaleza y su protección.

Se trata de la segunda edición de "Back to nature", un programa del ayuntamiento capitalino que expone obras artísticas al aire libre para fomentar una reflexión sobre el futuro del mundo y la necesidad de impulsar una nueva relación con el medioambiente.

La muestra tiene lugar en el céntrico parque de la Villa Borghese, a dos pasos de la Plaza de España, sobre todo en el monumental parque de los Daini, del siglo XVII, y la Plaza de Siena, una gran explanada de césped que suele acoger espectáculos y eventos.

En estos lugares se han levantado una decena de obras de arte que el visitante podrá disfrutar gratis durante todo el verano, hasta el 19 de septiembre, y los fines de semana el recorrido será amenizado por los músicos del Conservatorio de Santa Cecilia.

Entre las piezas expuestas está la del argentino Leandro Erlich titulada "Window & Ladder", en la que ofrece un nuevo punto de vista del parque y sus jardines con una ventana suspendida en el vacío y a la que se llega escalando una escalera metálica.

La propuesta de Marzia Migliosa invita a reflexionar sobre la vida en las prisiones, en concreto en la romana de Rebibbia. Su instalación es un columpio que, cuando alguien se balancea en él, emite el sonido metálico de los barrotes de las cárceles.

El también argentino Tomás Saraceno apuesta por un proyecto digital realizado en 2020 y en el que invita a explorar las conexiones de la Tierra con el Universo y del hombre con el cosmos.

"Cómo escuchar al universo en una tela de araña: un concierto en vivo por/para los derechos invertebrados" es el título de esta obra en la que ofrece un concierto a los visitantes que encuentren y fotografíen una araña en la Villa Borghese y lo publiquen en la aplicación "Arachnomancy".

Otras obras ofrecen reflexiones sobre la migración, tan importante en Italia, extremo europeo de la peligrosa ruta del Mediterráneo central, y también sobre el cuidado de las plantas, con algunos de los árboles del parque cubiertos por vestidos de punto de cruz.

Las firman artistas de fama internacional como Loris Cecchini, Giuseppe Gallo, Pietro Ruffo o Marinella Senatore.