EFEMadrid

El poder, la ambición y la pérdida en el mundo artístico son temas que explora el cineasta finlandés Paavo Westerberg en su opera prima "La violinista", un drama romántico en torno al mundo de las orquestas de música clásica que llega este viernes a los cines.

Una famosa violinista, Karin (Matleena Kuusniemi), se ve obligada a reconducir su carrera como profesora tras un accidente y se enamora de uno de sus estudiantes, Antti (Olavi Uusivirta), pero la excesiva ambición de ambos y la presión de un mundo tan competitivo se interpone y complica la relación.

Westerberg, también actor, guionista y dramaturgo, admite en una entrevista con Efe que hay algo "oscuro" en la manera en que ella se relaciona con él. "Karin utiliza la relación con su estudiante porque es una manera de tocar el violín otra vez a través de él", señala.

"Por un lado para ella es como volver a respirar, esa es la manera bonita de verlo, pero hay un lado oscuro, por supuesto, un abuso de poder interesante desde el punto de vista dramático; los profesores tienen una responsabilidad con sus alumnos, están para ayudarlos no para utilizarlos en beneficio propio", argumenta.

En Finlandia "La violinista" se estrenó en 2018, cuando estalló el movimiento "Me Too" gracias al cual, dice Westerberg, actualmente "hay una mayor conciencia y conocimiento sobre los abusos de poder".

A la hora de escribir el guion con su coguionista, Emmi Pesonen, se inspiraron en parte en situaciones personales de presión extrema que han vivido trabajando en el mundo artístico.

"Hay tanta competición para ser el mejor en estos trabajos que acabamos teniendo muchos altos y bajos. A veces la presión para crear un arte fantástico conlleva un gran coste, como caer en depresión y apartarte de tu familia", explica el guionista de películas como "Frozen Land" (2005) y "Frozen city" (2006).

La música clásica tiene un gran protagonismo en esta historia, con una cuidada banda sonora que incluye composiciones de Bach, Mozart y también autores contemporáneos.

"Normalmente cuando ruedas una película se añade la banda sonora al final, pero en este caso los actores tenían que practicar su actuación de cada pieza musical antes de rodar", señala. "Tuvimos que elegir toda la música de forma previa sin saber cómo iba a ser el resultado, esa forma de trabajar al revés fue muy interesante".

Desde su estreno, "La violinista" ha sido nominada para los "Jusso Awards", los premios más importantes del cine finlandés, y ha pasado por festivales como el Göteborg Film Festival, en el European Film Festival y en el Mannheim-Heidelberg International Film Festival.