EFEMadrid

En el euskera que hablaba la amatxu de Ainhoa Arteta. Así sonará la "Mirentxu" que estrenará mañana en versión concierto el Teatro de la Zarzuela, un hito histórico porque es la primera vez que un coliseo nacional ofrece una obra en esa lengua, una de las más "fáciles" de cantar, según la soprano vasca.

La tolosarra, el tenor gechotarra Mikeldi Atxalandabaso y la mezzosoprano andoaindar Marifé Nogales son los principales protagonistas de la función, que dirigirá musicalmente Óliver Díaz mañana y el día 24 con un elenco que incluye también al barítono bilbaíno José Manuel Díaz y al estadounidense Christopher Robertson y que tiene como narrador al actor madrileño Carlos Hipólito.

"Es una lengua muy fácil para cantar a pesar de que haya formas complejas como las variaciones de la 's', la 'x' o la 'z'. Me recuerda mucho al ruso porque se 'coloca', a diferencia del francés, delante. Es una lengua difícil de aprender pero generosa para cantar", ha subrayado la soprano.

Cree que los vascos que acudan a escucharles estos dos días dejarán "escapar una lágrima" porque escucharán el euskera "de la infancia", "natural y sin tonterías", "no el batua -euskera unificado- de ahora", que es menos "goxua" (dulce) y que ella, "desde luego", no entiende.

"Estoy muy emocionada porque soy vasca y porque el euskera es una lengua española y que se haga aquí es muy importante. El coro de niños hace un trabajo extraordinario con esas canciones populares que son de una gran exquisitez. Es una auténtica genialidad", ha alabado.

La protagonista de "Mirentxu", estrenada en 1910, es una chica enferma a la que todo el mundo trata con mimo. Está enamorada del mismo hombre, Raimundo, que su mejor amiga, Pruden, "y ahí se desata el drama", que musicalmente "va desde lo bucólico hasta casi lo wagneriano".

Todos los papeles de este drama de Jesús Guridi, que él bautizó como "idilio lírico", "son de mucha exigencia vocal", ha afirmado.

Preguntada por la actual situación política, la soprano ha afirmado que "le suda un pie" que haya quien no quiera "entender" que "empobrece utilizar las diferencias como arma arrojadiza" y no integrarlas en "la suerte" que es ser de un país con semejante "riqueza lingüística" y cultural: "son una minoría y ellos se lo pierden. ¿Por qué tanta bobada?", se ha preguntado.

Atxalandabaso ha subrayado que para él es "un honor" que hayan pensado en él para el papel de Raimundo en esta obra, "de una belleza y dramatismo bestiales", una valoración en la que han coincidido sus compañeros, que se han congratulado también de la oportunidad que es "cantar al lado de Arteta", "un mito", según Hipólito.

Para el actor, que hace la narración que ayuda a seguir la historia en castellano, es "una experiencia maravillosa" y su misión en ella es, "básicamente, no estorbar", ha bromeado.

El dramaturgo Borja Ortiz de Gondra, encargado del texto de Hipólito, ha señalado que aunque es vasco -de Bilbao- escribe en castellano y ha sido "muy emocionante" que "se considere del mismo nivel" ambas lenguas "en un teatro nacional".

El director de la orquesta ha asegurado que "Mirentxu" es una pieza "compleja", "fascinante, maravillosa y de increíble madurez", con una partitura "de un refinamiento absoluto" y con "perfume wagneriano" "que merece mucho la pena escuchar".

El director de la Zarzuela, Daniel Bianco, ha anunciado que la función se transmitirá, en diferido, por RNE Clásica lo que constituirá "el primer registro que se hace en la historia" de esta zarzuela.