EFEMadrid

Un total de 164 funciones formarán parte de la temporada 21/22 del Teatro de la Zarzuela, con diez títulos líricos que incluyen algunos de los más queridos del público, como "El barberillo de Lavapiés" de Barbieri, y la recuperación de piezas "olvidadas", como "The Magic Opal" de Isaac Albéniz.

Presentada hoy en Madrid por Daniel Bianco ante el que será su sexto año al frente de este espacio, la programación volverá a girar sobre los ejes que han caracterizado su gestión: "Ser el escenario privilegiado del teatro musical español, con vocación irrenunciable de accesible y asequible para todos".

A solas, por la ausencia a causa de los efectos secundarios de la vacuna de la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), Amaya de Miguel, el argentino ha destacado en rueda de prensa su "orgullo" por haber hecho junto a su equipo "lo posible y lo imposible" para completar la temporada que termina, sin una cancelación ni un aplazamiento por la covid-19.

El nuevo programa, ha destacado, incluirá 164 funciones, "en la media de los últimos años", con 10 títulos de teatro musical, cuatro de ellos recuperaciones (dos en versión concierto y dos escénicas), con una continuación en sus iniciativas educativas, como el Proyecto Zarza, una atención más decidida a la mujer como creadora y con conciertos a cargo de estrellas como Estrella Morente o Silvia Pérez Cruz.

La temporada lírica arrancará los días 10 y 12 de septiembre con la versión en concierto de un título capital de la ópera española, "Circe", en la que el maestro Chapí desarrolló hasta su últimas consecuencias un estilo propio, wagneriano pero traspuesto a las coordenadas de aquí. Este título, que no se había vuelto a escuchar desde 1902, contará con la dirección musical de Guillermo García Calvo.

Veinte años llevaba sin representarse uno de los títulos más queridos de los zarzueleros, "Los gavilanes", la primera incursión del maestro Guerrero en el género grande. Será a partir del 8 de octubre con una nueva producción con dirección musical del debutante en el foso Jordi Bernárcer y dirección escénica de Mario Gas.

El sello del hispanouruguayo estará también impreso en "La tabernera del puerto", de Sorozábal, recuperada del período del confinamiento y, antes de eso, afectada igualmente por las huelgas por la anunciada fusión entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela. A partir del 10 de noviembre pisará las tablas con todas las de la ley, con Óliver Díaz al frente de la orquesta.

Una joya menos conocida de Sorozábal, "Entre Sevilla y Triana", se asomará desde el 26 de enero para reivindicar la dignidad de la mujer en la persona de una madre soltera. El tenor Carlos Álvarez y la soprano Ainhoa Arteta estarán en su reparto, mientras que García Calvo estará en el foso y Curro Carreres llevará la dirección escénica.

Como parte de la recuperación del patrimonio lírico español destacará el estreno en versión concierto los días 4 y 6 de marzo de "Tabaré", del maestro Bretón, con Ramón Tebar al frente de la orquesta. En su momento solo pudo escucharse en tres funciones y no se ha vuelto a representar desde su estreno en 1913, con todo el lirismo de la tradición italiana, sonoridades americanas y del impresionismo y el empaque armónico de Wagner.

En abril, desde el día 1, será el turno de la colorista comedia musical "The Magic Opal", la primera compuesta para Inglaterra por Isaac Albéniz. Se trata de una nueva producción de este teatro, con traducción de Javier L. Ibarz y Pachi Turmo sobre el libreto de Arthur Law. La dirección escénica dependerá de Paco Azorín y la musical de García Calvo.

Con una orquesta compuesta por solo las secciones de cuerda y dos arpas consiguió Manuel Penella escribir uno de los títulos más bellos del repertorio, "Don Gil de Alcalá", que no se representaba desde hace más de dos décadas. A partir del 5 de mayo, contará con el debut en este foso de Lucas Macías y, como director de escena, con el exdirector de este teatro Emilio Sagi.

El sello de la temporada lírica lo pondrá a partir del 15 de junio otro título imprescindible, "El barberillo de Lavapiés", de Francisco Asenjo Barbieri, padre fundador del Teatro de la Zarzuela. Alfredo Sanzol se hará cargo de la parte escénica y José Miguel Pérez-Sierra de la musical.

En el apartado de los conciertos, muy plurales en estilos, cabe destacar citas como la de Sole Giménez el 18 de octubre para reivindicar a autoras como Gabriel Mistral o María Grever, o la de la soprano Lisette Oropesa el 13 de diciembre para interpretar romanzas de zarzuela española y cubana.

El Concierto de Navidad del 30 de diciembre, un clásico ya de este teatro, estará protagonizado por Ainhoa Arteta, que entonará grandes romanzas bajo la dirección de García Calvo y acompañada del coro del Teatro de la Zarzuela.

No faltará el flamenco, con la presencia de Estrella Morente el 31 de enero, que vuelve a ese escenario para celebrar sus 20 años como cantaora, así como con Arcángel el 5 de marzo.

La mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera, con la pianista Rosa Torres Pardo, tomará el escenario el 5 de abril dentro de "Zarzuela tiene nombre de mujer" y la artista catalana Silvia Pérez Cruz se subirá a él sola con su guitarra el 9 y 10 de mayo para presentar "Farsa".

La última gran estrella de los conciertos, el 21 de junio, será el tenor Xabier Anduaga, recién premiado tanto con el International Opera Award como con el Premio Opera XXI como mejor joven cantante.