EFEMadrid

Con la intención de exhibir las huellas de nuestro pasado, el Teatro del Barrio, en Madrid, estrena "Homenaje a Billy el Niño", el testimonio de las torturas que causó, en los años 70, el jefe de policía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño.

Ruth Sánchez y Jessica Belda firman el texto que dirige Eva Redondo y protagonizan Antonio Gómez, Jesús Barranco y Jessica Belda, que se estrena el 23 de febrero.

"El título lleva la palabra homenaje porque a Billy El Niño, como a otras tantas personas vinculadas a la represión de la dictadura, se las homenajeó ininterrumpidamente durante la transición y muchos años después" señala Ruth Sánchez.

Un título que hace referencia no solo a sus medallas sino también al "silencio cómplice de los que nunca protestaron por ellas".

Jessica Belda añade que se trata de teatro documento, para construirlo "nos hemos basado en testimonios reales y en la querella que se ha presentado contra las torturas de la dictadura en Argentina".

Belda agradece "a todos los que pusieron su cuerpo para conseguir más derechos en esto que llamamos, de forma autocomplaciente, democracia", en especial Chato Galante, con cuya colaboración no hubiera sido posible la obra.

Antonio González Pacheco murió en mayo de 2020 de coronavirus. Había formado parte de la Brigada Político Social (grupo policial de represión) de los últimos años de la dictadura, y tenía el mando en los calabozos de la Puerta del Sol de Madrid, donde aplicaba, durante los interrogatorios, técnicas de castigo humillantes.

Para ello utilizó puños americanos, patadas, porras y movimientos copiados de las artes marciales. También colgaba a las personas detenidas de una barra por las rodillas.

Cuando murió, pesaban sobre él varias denuncias por crímenes y torturas. Pero nunca fue investigado judicialmente, amparado en la Ley de Amnistía de 1977.

La Audiencia Nacional se opuso a su extradición a Argentina, donde lo reclamaron en la querella abierta por crímenes cometidos durante la Guerra Española (1936-1939) y la Dictadura Franquista; la Audiencia argumentó que habían prescripto los delitos por los que se lo requería, y no podían calificarse "de lesa humanidad" porque no formaban parte de un "ataque sistemático y organizado a un grupo de población".

El Parlamento español sí había acordado, en febrero de 2020, iniciar los trámites para publicar el expediente de concesión de medallas a González Pacheco, y el Gobierno se había comprometido a retirarle las medallas que le habían sido otorgadas, y que incrementaban en un 50% su pensión. El trámite quedó pendiente y murió con todas sus condecoraciones y privilegios intactos.