EFEZaragoza

"Las momias de Quinto", los restos humanos momificados del siglo XVIII y XIX descubiertos durante la restauración de la iglesia de la Asunción de esta localidad zaragozana, conforman un museo único en España al exhibirlas en ese mismo lugar en excelentes condiciones de conservación.

Aunque no se sabe con exactitud quiénes fueron las quince momias que se muestran en "El Piquete", como se conoce a esta iglesia, las investigaciones han revelado que todas ellas pertenecen a los últimos enterramientos que se hicieron dentro de la Asunción de Quinto, por lo que datan aproximadamente del periodo comprendido entre 1750 y 1830, según ha explicado el alcalde de la localidad, Jesús Morales.

Las momias cuentan historias sobre lo que fueron en el pasado, pero también sobre el contexto político, social y económico que caracterizó la época en la que vivieron. En el caso de las de Quinto, es la historia de ocho niños y siete adultos, de los cuales tres "probablemente fueron capellanes o rectores de la iglesia", ha apuntado Morales.

La posición o el lugar en el que fueron enterrados, así como los ropajes, son algunas de las evidencias que hacen pensar que esas tres momias pertenecieron al seno de la iglesia de Quinto. En este sentido, Morales ha señalado que "a los que pertenecían a la iglesia se les enterraba con la cabeza hacia al altar, mientras que al resto del pueblo, con los pies hacia al altar".

Asimismo, que se haya enterrado a algunos de ellos con zapatos de cuero o con trajes de seda da a entender que pertenecieron a una clase social más alta, ha indicado.

Por su parte, la directora del Instituto de Estudios Científicos en Momias (Iecim), Mercedes González, ha destacado como curiosidad que el vestido que lleva una de las momias se le hizo a propósito para enterrarla.

"El traje es un tul de seda que está bordado solo por la parte delantera, ya que en el momento de exponer al cadáver para velarlo solo se veía esta parte y no la trasera", ha explicado.

Para González, "El Piquete" es una "cápsula del tiempo" que permite al visitante acercarse a la muerte, pero desde un punto de vista en el que "el interés científico e histórico predomina sobre el morbo".

Según ha asegurado, "las momias de Quinto" se conocen en todo el mundo. De hecho, una de ellas, a la que denominan "Lady", tenía un excremento que ha sido analizado en la Universidad de Nebraska-Lincoln (Estados Unidos) y en la Universidad de Turín (Italia) para saber más acerca de la alimentación que tuvo.

Por otro lado, la directora del Iecim ha resaltado el "excelente" estado de conservación de la mayoría de los cuerpos. En este sentido, ha recalcado lo sorprendente que es ver cómo están conservadas las pestañas, cejas y las uñas de las momias.

Por esta razón, el trabajo que se ha hecho con los cadáveres antes de su exposición "es de limpieza, de conservación preventiva, y sin utilizar ningún producto químico", ha señalado. EFE

bpz/anh/jlg

(foto)