EFEValencia

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia retoma este jueves el juicio por las supuestas irregularidades cometidas en la gestión del Palau de les Arts, que fue pospuesto el pasado mes de enero por problemas de salud de la exintendente Helga Schmidt, quien murió a finales de septiembre.

Recientemente la sala trasladó a las partes un auto de extinción de la responsabilidad penal respecto a Schmidt (Viena, 1941), que estaba imputada por prevaricación y malversación de caudales y está considerada como una de las personalidades más influyentes del mundo de la lírica europea de los últimos 50 años.

Desde hoy se juzgará, por delitos de prevaricación, malversación de caudales y falsedad documental, al ex director financiero Ernesto Moreno, al empresario Joaquín Maldonado, al abogado José Antonio Noguera y al excónsul de Francia en Valencia y empresario Pablo Broseta.

La investigación de este caso se inició tras un informe de la Intervención de la Generalitat de 2013, que concluyó que la intendente formalizó contratos que incumplían la ley, al adjudicar sin publicidad ni concurrencia contrataciones a una empresa de la que era consejera, Patrocini de Les Arts, y de la que supuestamente cobró comisiones.

Este informe se basó, a su vez, en otro anterior elaborado por un empleado del coliseo operístico, en el que se aludía al posible cobro de comisiones de los patrocinios por parte de la intendente a través de la citada mercantil, por lo que se abrió una causa para investigar si Patrocini de Les Arts percibió comisiones por contratos con patrocinadores.

La Abogacía de la Generalitat, personada como acusación particular, reclama siete años y un día de prisión, y una multa de 6.000 euros, para el ex director financiero del coliseo valenciano Ernesto Moreno, a quien se pide además una sanción económica de casi 700.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Asimismo, pide dos años, ocho meses y 15 días de prisión para los empresarios Joaquín Maldonado Rubio, José Antonio Noguera Puchol y Pablo Broseta Dupré por considerarlos cooperadores necesarios.

Según los escritos de las acusaciones, Maldonado y Noguera actuaron como consejero delegado y presidente, respectivamente, de la empresa Patrocini de Les Arts, cuya finalidad era la captación de patrocinadores para el Palau, mientras que Broseta lo hizo como administrador de la sociedad Radcliffe, mercantil que actuó de intermediaria en varias contrataciones del coliseo.

Esta sociedad intermediaria generaba, según ha determinado la instrucción, un aumento desproporcionado e injustificado de los servicios prestados.

Los procesados, presuntamente, crearon Patrocini de les Arts para adjudicarse comisiones por los patrocinios ya existentes.

Según el escrito de acusación de la Abogacía, Schmidt y Moreno se concertaron con Maldonado y Noguera para externalizar la captación de patrocinadores y organizar un evento denominado "Viva Europa" entre los años 2009 y 2012.

Para ello, suscribieron una serie de contratos prescindiendo del procedimiento legal establecido, que supusieron un "grave perjuicio para la hacienda pública, estimado en 42.500 euros en relación a Patrocini de les Arts y de 383.073 por la organización de 'Viva Europa'".

Además, Schmidt, Moreno y Broseta suscribieron varios contratos para la prestación de servicios de impresión de diverso material para el Palau que "fueron objeto de facturaciones con sobreprecio y que causaron unos perjuicios valorados en 303.016 euros", según la Abogacía de la Generalitat.