EFEMérida

El grito de igualdad, libertad y dignidad de "Las Suplicantes" para exigir asilo político, derecho a decidir sobre sus cuerpos y respeto por las despedidas de los seres queridos cerrará, del 18 al 22 de agosto, la 67 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

En la presentación hoy de esta obra -una versión libre de Silvia Zarco sobre las piezas homónimas de Esquilo y Eurípides, con sello extremeño, creada por mujeres y de temática claramente femenina- han sido numerosas las menciones de su "absoluta vigencia", cuando se clama por los derechos de las mujeres afganas y una realidad en la que "todavía seguimos necesitando leyes que nos digan que no es no y que solo sí es sí", ha destacado su directora Eva Romero.

"Las Suplicantes", ha dicho, es una lucha de mujeres que exigen "la libertad para ser dueñas de su destino y de hombres sensibles" que les acompañan, una representación "ejemplarizante" por cuanto las jóvenes Danaides, guiadas por su padre y escapando de una boda forzada con sus primos, hallan asilo y cobijo en el pueblo griego de Argos, que apoya su "justa causa".

En su huida, según Romero, cruzan el Mediterráneo, pero "no se encuentran una valla con cuchillas afiladas ni pelotas de goma", un Mare Nostrum que se ha convertido "en el siglo XXI en la mayor fosa común del planeta".

También establece cierto paralelismo con la actualidad en la otra gran historia de la obra: las madres que suplican que les sean devueltos los cadáveres de sus hijos para enterrarlos con dignidad, por las muchas personas que en esta pandemia "se han ido sin una mirada de calma, sin una mano amiga, sin calor y sin besos".

La encargada de tejer estas dos historias de "responsabilidad colectiva" y de "derechos humanos" ha sido Silvia Zarco, que desde su profesión como docente lleva veinticinco años trabajando los clásicos en las aulas y apelando a la "reflexión" y el "reencuentro" del ser humano.

En esta tragedia, Zarco une las dos luchas: la de las Danaides que se escapan y llegan a Argos -"bien podía ser Lampedusa", la isla italiana epicentro de la llegada masiva de migrantes- donde encuentran el duelo amargo de las madres que habían perdido a sus hijos en la guerra.

La obra está coproducida por el Festival de Mérida y por la distribuidora y productora de teatro Maribel Mesón, quien debuta en el certamen emeritense con un proyecto que "no tiene nada que envidiar" a una gran producción nacional.

Ha explicado que la compañía la forman una treintena de actores, con la participación de la cantaora Celia Romero, el Coro Amadeus-IN de Puebla de la Calzada, la Escuela M. de Teatro de Guareña y la Asociación Cultural Párodos de Talarrubias.

Entre los actores destaca la veteranía de María Garralón, que dará vida a la Corifeo de las madres y quien ha agradecido la oportunidad de participar en una obra donde todos han dado lo mejor de sí con la "alegría" de representarla en el teatro romano y la "tristeza" por la actualidad de sus reivindicaciones.

Ya siente "mariposas en el estómago" por pisar este milenario escenario el actor extremeño Valentín Paredes, quien encarnará a Teseo, rey de Atenas, mientras que Cándido Gómez interpretará a Dánao, un padre que tiene cincuenta hijas y que ha invitado a no perderse esta función, con un texto "tan bonito y sobrecogedor".

Cantará el dolor de las mujeres protagonistas de esta historia Celia Romero, en la piel de la diosa Ceres, y forma parte del coro de madres suplicantes Maite Vallecillo, quien ha resaltado el mensaje de "sororidad" que emana en esta representación y la reivindicación de esa "memoria histórica" para zanjar el dolor eterno "de personas que han perdido seres queridos y todavía no han encontrado sus restos".

Carolina Rocha, David Gutiérrez, Eduardo Cervera y Laura Moreira son otros de los actores que han tomado la palabra en la rueda de prensa, donde han sido habituales las palabras de gratitud y reconocimiento hacia el trabajo realizado.

"Las Suplicantes", en la cual destaca la "igualdad en toda la cadena escénica", pondrá el broche a esta edición que anoche despidió a "Edipo", que ha tenido cinco llenos según el aforo permitido, con 10.187 espectadores, ha remarcado el director del Festival de Mérida, Jesús Cimarro.

También se ha cerrado la extensión del certamen en la ciudad romana de Cáparra, que ha sumado 2.592 espectadores con dos llenos en sus cuatro representaciones, y este lunes concluye el ciclo de cine "Cinema Aestas", que proyectará "La casa junto al mar".