EFESantiago de Compostela

La escritora y periodista Isabel San Sebastián ha visitado Galicia con motivo de la gira de presentación de su última novela, el thriller histórico "Lo último que verán tus ojos" (Plaza y Janés), que narra la búsqueda de un ficticio cuadro de El Greco por todo el mundo con el Holocausto y la persecución de los judíos en el medievo europeo como telón.

En una entrevista con Efe, la autora define su último trabajo como "una novela policíaca con todos los rasgos", tejida sobre un trasfondo histórico real y que pretende exaltar la figura de "todos aquellos que no se resignan, ni se callan, ni se venden ni se rinden".

Entre esas figuras, destaca la ascendencia del diplomático español Ángel Sanz Briz, que desde su labor en la embajada española en Budapest colaboró, junto con otras personas, para dotar de salvoconductos a millares de judíos que trataba de escapar de la opresión del régimen nazi en una Hungría ocupada por las fuerzas alemanas.

Estos actos le hicieron merecedor de ser conocido como El Ángel de Budapest o como el Oskar Schindler español, en memoria del empresario alemán homenajeado en la famosa y aclamada cinta de Steven Spielberg, un tópico contra el que San Sebastián protesta abiertamente.

"Sería mucho más justo", expresa, decir que "Oskar Schindler fue el Ángel Sanz Briz alemán", ya que "tiene narices que le pongamos Schindler español a un señor que salvó a 5.000 judíos, cuando Schindler salvó a 200 que además había explotado previamente como mano de obra esclava".

La escritora expone que Sanz Briz tuvo que "poner en suerte toda su capacidad diplomática, su coraje personal, su dignidad y su humanidad para salvar a millares, no a unos pocos cientos" y "con los cuales no tenía ninguna vinculación".

"El mundo está repleto de buenas personas", pero "casi nunca alcanzan el poder" y no se puede ver su labor, sentencia, a modo de alegato.

Asimismo, San Sebastián, preguntada por el desconocimiento de historias como la de Sanz Briz, declara que, en España, somos "especialistas en alimentar nuestra propia leyenda negra", mientras que se silencian historias "que son susceptibles de hacernos sentir orgullosos", como la del marino español Blas de Lezo, menciona.

"Habría que hablar más de buenos que de malos", concluye, pero se ve parte de un país en el que "nos cuesta mucho reconocer el mérito ajeno".

En cuanto a la ambientación histórica de "Lo último que verán tus ojos" y su paralelismo con la realidad actual, la escritora responde que "no lo buscaba", pero que la sociedad cambia a pasos agigantados y que ha terminado por parecerse a la que describe en su libro.

Un "fenómeno de convergencia" que la inquieta por el auge de un "extremismo" que -opina- se debe al olvido de "lo que pasó, del pasado y de sus consecuencias", lo que lleva a recurrir "a soluciones absolutamente contraproducentes que ya se utilizaron y que nunca resuelven nada"

Ante una crisis como la actual, manifiesta que la solución nunca es erguir "barreras", ni "azuzar el odio" contra las personas de distinta ideología, procedencia o etnia, como ocurre en el panorama político actual.

Este odio, concretamente al pueblo judío y a lo largo de la historia, es otro de los temas del libro, y San Sebastián lo liga a que "el pueblo judío se ha caracterizado siempre por ser percibido como diferente" allá donde estuviese presente, lo que le ha provocado ser "sujeto de odio" y persecución.

No obstante, pese a estar inmersa en la gira de presentación de "Lo último que verán tus ojos", la escritora admite que su nueva novela está ya "empezando a cobrar forma" y que, en este caso, "va a volver a casa" en lugar de visitar los escenarios cosmopolitas de su último trabajo, que recorre lugares como Budapest o Estados Unidos.

En los montes y bosques de la cornisa cantábrica, San Sebastián ubicará su nueva historia, que -anticipa- será también histórica, "pero del siglo XX" sin pasar por el medievo y, "probablemente, más emotiva" que la anterior.

Javier Ramos