EFEFormentera

El Consell de Formentera ha presentado este lunes en rueda de prensa el hallazgo subacuático formado por once sables del primer tercio del siglo XIX en la zona de Es Caló de Sant Agustí, localizado a mediados del mes de agosto.

Los once sables, recuperados a diez metros de profundidad, se encuentran envainados y en “muy buen estado” de conservación, según ha explicado el arqueólogo submarino y presidente del Instituto Balear de Estudios de Arqueológica Marítima (Ibeam), Javier Rodríguez.

El primer sable fue localizado por Manel Guasch de forma casual, cuando se encontraba con su embarcación en la zona el pasado 15 de agosto. Una vez dada la voz de alarma, y con la colaboración de los agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, miembros del Ibeam localizaron una decena de espadas más del mismo tipo.

Los sables, que son todos rectos y con una longitud que oscila entre los 110 y 115 centímetros, podrían ser de origen español o francés, estiman los especialistas tras analizar los bien conservados guardamanos y gavilanes de las armas.

Según Rodríguez, “muy probablemente” formen parte de un pecio del primer tercio del XIX que debe estar hundido en las proximidades de Es Caló de Sant Agustí.

Para Rodríguez, las armas han aparecido por las “dinámicas litorales” que se han registrado a lo largo de este año en la zona. De hecho, los sables se encontraban bajo una capa “muy fina” de arena.

Ahora, estas armas serán trasladadas al Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera (MAEF) para determinar, a través de estudios, el estado de conservación del metal y restaurarlas.

El director del MAEF, Benjamín Costa, también presente en la rueda de prensa, ha asegurado que se trata de un hallazgo “inédito” y “espectacular” y ha avanzado que el análisis al primer sable determina que la vaina es metálica y su estado de conservación, “impecable”.

Por su parte, la presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer, ha destacado la importancia del hallazgo arqueológico mientras que la consellera de Patrimonio, Raquel Guasch, ha remarcado la colaboración ciudadana y el trabajo de las instituciones para llevar a cabo una intervención arqueológica "preventiva de urgencia” con el fin de garantizar la salvaguarda de los objetos localizados y evitar expolios.

Finalmente, el Ibeam y los GEAS continuarán realizando prospecciones arqueológicas en una superficie de 400 metros cuadrados para localizar el posible pecio o nuevos objetos.