EFEBarcelona

Lolita se queda encerrada en un ascensor junto al actor Luis Mottola en "Llévame hasta el cielo", un obra de teatro "que hace reír y da esperanza, que es lo que la gente necesita ahora, después de estos meses de pandemia tan duros", ha dicho a Efe la actriz y productora del montaje.

"Al final de la obra, se abre la puerta", ha añadido el actor, en referencia a esa esperanza que la sociedad está esperando vislumbrar, tras un año de confinamientos, estados de alarma y desescaladas.

La pieza, escrita por Nacho A. Llorente y que se estrena el próximo 9 de junio en el Teatro Apolo de Barcelona, aborda temas como "la violencia de genero, que lamentablemente está al orden de día, y la traición, que también es muy común", según Lolita, pero "no es una obra reivindicativa ni de denuncia".

"Estos temas salen porque los personajes se quedan encerrados en un ascensor y, en un momento dado, se sinceran y confiesan cosas íntimas, pero cuentan su historia desde la cotidianidad, quitando un poco de hierro al asunto", ha añadido.

"No queremos crear enfrentamiento -agrega Mottola-, porque ya hay suficiente enfrentamiento social. Nos han enfrentado mucho con esta pandemia".

"Aquí ni hablamos de política, ni de feminismo, ni de machismo -zanja Lolita-. La política para los políticos. Yo lo que quiero es subir al escenario y hacer reír a la gente, que hacer reír es más difícil que hacer llorar".

Juan Carlos Rubio es el director de esta comedia con pinceladas dramáticas, que se estrenó en el Teatro Galileo de Madrid el verano pasado y estuvo dos meses "dando un poco de alegría a la gente, en un momento duro, en el que prácticamente no había teatro".

El texto de Nacho A. Llorente llegó a las manos de Lolita mucho antes, cuando todavía no había estallado la pandemia y nadie podía imaginarse que pronto todos estaríamos encerrados, como los dos protagonistas de la obra.

"A mí me gustó mucho el texto y pensé en llevarlo al teatro, pero como luego nos encerraron cambié de planes y empecé a pensar en hacer una obra audiovisual", ha recordado.

Para poder llevar adelante el proyecto en tan difíciles circunstancias, Lolita creó su propia productora, Lerele Producciones.

Una aventura arriesgada que le ha dado muchos dolores de cabeza, pero también muchas alegrías porque "me ha dado de comer a mí y a los míos en una época en la que no había trabajo".

"Meterse a productor es una locura y un riesgo -confiesa Lolita-, pero yo soy valiente y me gusta el riesgo porque pienso que quien no arriesga no gana".

"De momento es una productora pequeña, en la que he metido mis ahorros y nos da para trabajar nosotros y nada más -aclara-, pero me encantaría que en el futuro creciera y pudiera tener obras de otros".

Como la productora nació en pleno confinamiento, lo primero que hicieron los actores y el director fue ensayar el audiovisual "Llévame hasta el cielo" a distancia, por internet, pero en cuanto pudieron salir a la calle grabaron la versión audiovisual, que llegará a las plataformas cuando acabe la gira teatral.

"De momento estamos metidos en la gira y no pensamos en nada más", ha asegurado Lolita, que tiene aparcados todos sus demás proyectos, como la anunciada serie de televisión sobre la vida de su madre, Lola Flores.

"Hay que vivir el presente", sentencia la actriz, que está disfrutando mucho de las representaciones porque "el público está más abierto. Se nota que la gente tiene ganas de reír y tienen la energía a flor de piel".