EFEMadrid

Lori Meyers echa a volar en su nuevo disco hacia "Espacios infinitos", un viaje por un "universo" de once canciones, en su mayoría de sonoridades brillantes y que reconocen "escapista", porque "la sociedad ha vivido una época muy mala y tocar mirar hacia delante".

Publicado el pasado viernes, el séptimo disco de estudio con temas originales de estos granadinos originarios de Loja (el primero desde "En la espiral", de 2017) comenzó a gestarse antes de que se desatara la crisis de la covid-19. De hecho, andaban con los últimos retoques de las maquetas cuando todo empezó a torcerse.

"Pasó lo de la pandemia cuando estábamos justo con la última canción y a la vez recibimos un burofax para echarnos de la casa donde teníamos el estudio. Todo muy punk", recuerdan ahora con humor, haciendo alusión al título del que fuera el primer anticipo de este "Espacios infinitos" (Universal), que toma el testigo de "Directo en Madrid Wizink Center" (2020).

Para su producción ya habían contactado con el músico británico James Bagshaw, miembro de Temples, quien había tomado el volante del último disco de Anni B. Sweet, "Universo por estrenar" (2019), pero a causa de las circunstancias el intercambio de ideas y canciones hubo de realizarse telemáticamente, dejando solo pendiente la grabación de las voces para el pasado mes de enero.

"Somos un grupo de directo y necesitamos esa energía para que la gente salte, por eso no tuvimos prisa para esa parte del proceso y por eso las letras sí son pandémicas", explica Antonio López, alias Noni (voz y guitarra), quien conforma Lori Meyers junto a Alejandro Méndez (voz y guitarra) y Alfredo Núñez (batería).

No es de extrañar encontrar por ello referencias a lo vivido en los últimos meses, como cuando se habla de "seres de luz en la nueva normalidad". "Recuerdo la primera sensación de miedo que experimenté, haciendo cola en un supermercado, pero a pesar de ello había algo de luz al mirar al resto de las personas que había allí, porque éramos iguales y estábamos todos a una", explica el cantante.

¿Y hemos salido mejores de la crisis, como se pronosticaba? "Ha sido un golpe en la cabeza con efecto rebote. Yo creo que tardaremos en salir de esto, porque el miedo creo que se va a quedar durante un tiempo, como en los aforos de los conciertos", opina Méndez con cautela.

Frente a esas sensaciones, ellos proponen un álbum "de producción grandiosa, brillante, con energía, positivista y escapista". "Hemos vivido una época muy mala como sociedad y toca mirar hacia delante, buscar otros espacios que pueden ser infinitos si te lo propones", señalan sobre un "universo" en el que hay huecos asimismo para la ensoñación y el recogimiento, como "Primaveras".

Con los sencillos anticipados hasta el momento trazaron "una trilogía" que funcionaba como viaje temporal. Así, en "Punk" ironizaban con que "cualquier pasado fue mejor", para animar a todo el mundo a disfrutar del día a día con "Presente" y concluir con el gran tema del disco, que es "Hacerte volar".

"Habla de la sensación de libertad, de que no estábamos tan solos y de que si tú no estás a gusto en algún sitio, que sepas que no eres el único, que no te cuenten más mentiras y que busques tú mismo tu destino, sin temer los cambios y echar a volar", explican.

Con la moraleja de que "ni los locos son tan locos ni los normales lo son tanto", ellos proponen un nuevo modo de vida reconectado con la tierra, con la naturaleza, otro proceso que han experimentado en paralelo muchas personas que han huido de las grandes ciudades.

"Estábamos perdiendo millones de dioptrías con tanta pantalla y hubo un momento en el que no podíamos estar más asustados, por lo que había que despegarse de la comunicación e irse a disfrutar de la naturaleza para reencontrarnos con nosotros mismos", cuentan.

A la espera de la nueva temporada de festivales, tras dos años complicados para el sector, Lori Meyers ya busca recintos y propuestas para desgranar este disco, empezando por la sala La Riviera (Madrid) el próximo 18 de diciembre (con el dúo Morreo como invitados) y el 4 de febrero en la sala Barts de Barcelona (con Kora abriendo el espectáculo).

Javier Herrero.