EFEMadrid

Editores, autores y actores de doblaje como Aitana Sánchez-Gijón debaten sobre las claves de los audiolibros en España, un formato de meteórico crecimiento tras la pandemia que se posiciona como una de las opciones literarias del futuro, disparando sus reproducciones durante este año y ofreciendo contenidos “plenamente inmersivos” a un público diverso que en su mayoría se decanta por la ficción.

“Los audiolibros permiten recuperar la tradición oral de contar historias, estamos al comienzo de un formato versátil que en un futuro verá la aparición de efectos especiales, actores, y elaboraciones que recuerden a superproducciones”, ha dicho el escritor Javier Sierra esta mañana durante la mesa redonda virtual organizada por Audible “Presente y futuro de los Audiolibros en España”.

Juan Baixeras, manager de esta plataforma en España, ha conducido una mesa redonda sobre este formato, arrojando datos sobre su consolidación: “el 34% de españoles ha escuchado audiolibros alguna vez, y más del 5% lo hace una vez al mes, esto quiere decir que existen cerca de dos millones de personas que escuchan el formato”, ha desgranado sobre el consumo de los audiolibros en su plataforma.

Con esta afirmación ha coincidido también el director digital de la editorial Planeta Santos Palazzi, quien ha dicho que el consumo de este formato en su editorial “se ha visto multiplicado por cuatro de 2020 a 2021”, una cifra contundente que la editorial planea hacer crecer aún más: “el mercado de este tipo de libros responde muy positivamente, por eso planeamos acabar el año con 400 títulos nuevos”.

Un crecimiento que según Eva Congil, directora general de la Editorial Anagrama, viene dado por la “llegada de nuevos públicos más jóvenes, acostumbrados a las nuevas tecnologías, que han sido protagonistas en pandemia”, asegura Congil, que plantea entre los próximos audiolibros de su editorial títulos como “Lolita”, además de más títulos fuera del género de la ficción.

Esta certeza también la comparte Blanca Rosa Roca, directora y fundadora de Roca Editorial tras varios años trabajando el formato, aseverando que “todo lo digital es mucho más accesible y tiene su hueco, puesto que se escucha en momentos en los que leer es imposible”, argumenta, resaltando que el formato convivirá con libros en papel y en formatos electrónicos de cara al futuro.

Los editores coinciden en que el grueso de su audiencia oscila entre los veintidós y los cincuenta y cinco años, y resalta la ficción como uno de los géneros más escuchados. Mientras que en Audible copa “un 70% de la audiencia” según explica Baixeras, en Editorial Planeta el formato es protagonista en España, aunque “en Latinoamérica tienen más éxito los libros de autoayuda o los ensayos”, apunta.

Un género que ofrece, según Palazzi, “un entorno más inmersivo” que en ocasiones cuesta recrear, tal y como ha explicado el autor Javier Sierra, asegurando que “en ocasiones puede condicionar la escritura”, explica, haciendo referencia a que la única herramienta es la voz, algo que para el autor Javier Ruescas es como “ofrecer al espectador una especie de viaje”.

“En mi caso vi la opción más natural poner mi propia voz a mi novela, pienso que habría sido una maravilla contar con la voz de Borges leyendo ‘El Aleph’, o la de Lorca narrando ‘Un Poeta en Nueva York”, desgrana Sierra, que da voz a su propia novela “El Maestro del Prado” (Audible).

Aunque que el autor narre su novela siempre es lo común, ya que suelen entrar en juego los actores de doblaje, parte fundamental de la ecuación, cuyo trabajo frente al micrófono puede oscilar entre “tres y cuatro horas de grabación para obtener una hora limpia si son debutantes y entre una y media y dos si son profesionales”, dice la actriz Gloria Tarrigas.

“No es sentarse y leer un texto, es un universo completamente diferente al cine o al teatro, que requiere hasta un entrenamiento físico de respiración, así como comprender los códigos de cada momento”, explica la actriz Aitana Sánchez-Gijón, que da voz en Audible a libros como “El ikabog” de J.K. Rowling y cuyo reto sería narrar “El infinito en un Junco”.

Para Irene Escolar, “descubrir el espacio como herramienta” es la clave de realizar un buen doblaje: “El único instrumento es tu voz, las palabras, conocer el espacio, y jugar con acercarse o distanciarse del micrófono se convierten en recursos tan importantes como modular la propia voz”, desgrana. EFE

mmu/crf

1011921