EFELondres

Considerado uno de los artistas figurativos más importantes del arte contemporáneo, el pintor británico Lucian Freud se convierte en el protagonista de la nueva exposición de la Royal Academy of Arts de Londres, que aunará sus mejores autorretratos, muchos de ellos nunca expuestos al público.

A través de la recopilación de más de cincuenta obras, que incluyen pinturas, dibujos, bocetos y cartas personales, “Lucian Freud: The Self-portraits” presenta la visión “impávida y visceral” del pintor expresada en sus autorretratos.

“Freud experimentaba constantemente con su apariencia. Mezclaba sus propios atributos físicos con los de gente conocida, haciendo que a veces resultara difícil discernir la realidad de la ficción”, explicó a Efe Jasper Sharp, comisario de la muestra.

Obsesionado desde su tierna infancia con el dibujo artístico, el nieto de Sigmund Freud pasó gran parte de su vida dibujándose a sí mismo. Está fijación requería intensos periodos de observación frente al espejo que duraban semanas, incluso meses, contó el comisario.

“Freud utilizaba espejos en lugar de fotografías porque quería capturar 'vida'. De hecho, dejaba espejos tirados por el suelo de su estudio para poder capturar nuevos ángulos y retratarse a sí mismo cada vez desde una mirada distinta”, explicó Sharp.

La exposición, que se encuentra divida en seis secciones particulares, hace un recorrido empezando por el primer retrato del artista en 1939 hasta el último que hizo, 64 años más tarde.

Los autorretratos no solo muestran a un Lucian cada vez más envejecido, sino que también son la evidencia de “una gran evolución artística”.

Durante las primeras etapas de su carrera, el pintor estuvo influenciado por el surrealismo, pintaba a lápiz, con un estilo muy gráfico y lineal. “A partir de 1950 su estilo cambió completamente, restándole relevancia al dibujo y otorgándosela a la pintura”, apuntó.

Freud no solía tener muchos compradores, pero siguió persistiendo hasta que consiguió desarrollar un estilo que no “dejó indiferente a nadie”, relató a Efe el experto.

Así, el pintor británico adquirió gran notoriedad por la franqueza y la intensidad de sus cuadros, especialmente por sus “impactantes” desnudos.

El afán de Freud por plasmar su imagen fue fruto de una “continua confrontación entre él y su percepción de sí mismo. Se autorretrataba especialmente cuando estaba pasando por un momento difícil o por un momento de transición”, explicó a Efe el artista David Dawson, amigo cercano y antiguo asistente de Lucian Freud.

“Su obra tiene un gran componente psicológico y eso es lo que hace que esta exposición resulte tan interesante”, añadió.

Pocos son los artistas del siglo XX que se han retratado a sí mismos con la constancia con la que lo hizo este creador británico.

La muestra, que estará abierta al público desde el próximo domingo hasta el 26 de enero de 2020, traza el desarrollo artístico de Freud (1922-2011): desde sus primeras obras, más lineales y gráficas, hasta el estilo pictórico más carnoso que se convirtió en el sello distintivo de su trabajo posterior.

Una recopilación que abarca casi siete décadas de trabajo sobre la autoexploración, la autopercepción y el envejecimiento.

"Man with a Feather", "Reflection with Two Children", "Hotel Bedroom" y "Self-portait with a Black Eye", son algunas de las obras más reconocidas del autor que podrán verse en la exposición.

Los retratos de Freud trazan el viaje de toda una vida. Desde su juventud, hasta su vejez, “Lucian Freud: The Self-portraits”, adentra al espectador “en la mente de un artista enigmático a la par que privado y nos permite, a través de sus autorretratos, presenciar su evolución como artista y como persona”, añadió Dawson.