EFEMadrid

En grupos de 12 personas por sala de ensayo, en horarios escalonados a lo largo de la jornada y con estrictas medidas de seguridad se han reincorporado a su actividad los bailarines de la Compañía Nacional de Danza (CND) tras un parón de tres meses por el coronavirus.

Los bailarines fueron citados el pasado lunes para asistir a una sesión informativa sobre las medidas de seguridad sanitaria que habrán de seguir a partir de su incorporación a clase y ejercicios de entrenamiento para recuperar su condición física desde esta misma semana, informó hoy en una nota la compañía, una de las unidades de producción del Inaem.

La adaptación de las medidas para la desescalada a esta unidad ha sido realizada por la dirección de la CND y está avalada por el Servicio de Riesgos Laborales del Inaem "atendiendo a todas las directrices marcadas por el Ministerio de Sanidad para garantizar la seguridad de los trabajadores en su vuelta a la actividad artística".

Entre esas medidas, añade la nota, destacan la evaluación del personal vulnerable, la adopción de medidas higiénico sanitarias sobre los trabajadores, equipos de trabajo e instalaciones; medidas de distanciamiento social y de concienciación, información y participación a los trabajadores.