EFEBilbao

Los dos principales museos de Bilbao, el Guggenheim y el de Bellas Artes, han reabierto hoy sus puertas nuevamente al público tras permanecer cerrados durante dos meses y medio por las medidas para combatir el coronavirus y lo han hecho "con mucha ilusión y emoción" por volver a reencontrarse con el público aunque con estimaciones "modestas" de visitantes al estar todavía muy limitada la movilidad de las personas.

Los dos responsables de ambas instituciones expositivas, Juan Ignacio Vidarte, del Guggenheim Bilbao, y Miguel Zugaza, del Bellas Artes, han reconocido a EFE que la restricción que todavía se mantiene al movimiento internacional de personas y turistas y la de viajes entre territorios vascos, lastran las expectativas de visitas que podrían recibir ambos museos en una situación de cotidianeidad social.

En concreto, Miguel Zugaza ha señalado que la exposición dedicada al artistas guipuzcoano Vicente Ameztoy atraía mucho público de Gipuzkoa que ahora todavía no puede desplazarse a Bizkaia al permanecer aún restringida la movilidad entre los distintos territorios vascos.

El responsable del Guggenheim Bulbao, Juan Ignacio Vidarte, por su parte, ha comentado que las estimaciones de visitantes con las que trabajan para este verano es que recibirán en torno a un 5-10 % de todos los que recibían en una temporada estival normal, salvo que el turismo internacional registre un fuerte repunte cuando se reabran las fronteras nacionales.

Para confirmar estas sensaciones, la respuesta del público a la reapertura este lunes de ambos museos ha sido tímida, con poco movimiento de personas en las primeras horas de apertura en la que la curiosidad por ver cómo iban a funcionar los museos en esta especial situación y las ganas de volver a reencontrarse con el arte y apoyar a los museos, han sido los principales motores de los primeros visitantes que han accedido a ambos centros, según han declarado a los medios al acceder a los mismos.

El primero que ha abierto sus puertas ha sido el Museo de Bellas Artes, que lo ha hecho este lunes de 11 a 14 horas y que por la tarde lo hará de 16 a 19 horas, todos los días de la semana, horario que ampliará en los meses de julio y agosto.

Poco antes de las 11 ya esperaban a las puertas del Museo una pareja de visitantes que han sido recibidos con "mucha ilusión y mucha emoción" por los responsables del Museo, con su director Miguel Zugaza a la cabeza que quería comprobar cómo iban a funcionar las medidas de seguridad adoptadas para hacer la visita de los aficionados lo más placentera y segura posible.

Poco ha poco, un goteo de personas, en su mayoría jubilados, profesores, una madre con su hija pequeña y algunos amigos del museo bilbaíno se han acercado hasta la centenaria pinacoteca de arte antiguo y contemporáneo hasta alcanzar la cifra de 9 personas sus primeros 15 minutos de apertura.

Los escasos visitantes han podido disfrutar de una visita tranquila, relajada e intimista de la exposición.

En el Guggenhiem, poco antes de la apertura al púbico a las 14 horas, y pese a lo inusual de la hora, se agrupaban ya casi una veintena de personas, en su mayoría de Bilbao y municipios cercanos, como Getxo y Berango que, algunos con sus hijos pequeños, deseaban ser los primeros en volver a cruzar la puertas del centro para apoyar al museo y recuperar en parte la sensación de normalidad social.

Los primeros visitantes han sido recibidos por el director del centro, Juan Ignacio Vidarte, y numerosos responsables y empleados, quienes han confesado su emoción e ilusión por volver a reanudar su actividad ordinaria.