EFEMadrid

La escritora Dolores Redondo ha conseguido más de dos millones y medio de lectores con su Trilogía del Baztán, que protagoniza la inspectora Amaia Salazar y que ha sido llevada al cine, y ahora se ha recuperado el título "Los privilegios del ángel", su debut en la novela, descatalogado desde hace años.

"Los privilegios del ángel", de la que se sacó una pequeña edición en 2009, ha sido reeditada ahora en castellano por la editorial Booket y en catalán por Labutxaca.

Dolores Redondo, Premio Planeta en 2016 por "Todo esto te daré", reconoce que "Los privilegios del ángel" es una novela "un tanto incómoda, y en buena medida desgarradora, sobre el duelo y la pérdida".

A finales de los años noventa, tras una noche de sexo anodino, Celeste Martos se dirige al lavabo y se corta las venas. Su historia se remonta entonces hasta 1973, a la bahía pesquera de Pasajes, a cuando tenía cinco años y conoce a Pakutxa en su primer día de clase, una amiga que pronto morirá por leucemia.

"Todas mis novelas están impregnadas de una capa de Norte, de lluvia y humedad que provienen de mi propia raíz, del lugar donde nací y me crié, del modelo de familia matriarcal que había a mi alrededor, de la cultura del trabajo duro, del honor de los pobres y de la muerte", explica en el prólogo de la novela.

Para Redondo, la escritura de esta primera novela fue un paso necesario para convertirse en la narradora que es hoy, una obra en la que habla del duelo a través de distintos personajes y en sus distintas fases: la negación, la ira, la negociación, la de profunda pena, la depresión y la aceptación.

Hablar de duelo cuando, indica la escritora, la sociedad ha ido huyendo de las representaciones del dolor y cada vez las rechaza con más fuerza.