EFEJerusalén

Las imágenes de las costas de Tierra Santa, tal y como las veían los viajeros y peregrinos que llegaban entre los siglos XVII y XX, se muestran a partir de hoy en una exposición de impresiones, fotografías, mapas y dibujos en el Museo de Tierras Bíblicas de Jerusalén.

La exhibición, llamada "Leven Anclas, los puertos de Tierra Santa", cuenta con cincuenta y cuatro obras que enseñan distintas perspectivas de los puertos, de norte a sur, de Tierra Santa: desde Acre, pasando por Haifa, Cesárea y Yafa hacia el sur, con imágenes de Ashdod, Ashkelón y Gaza.

Ubicada en una amplia galería pintada especialmente de azul y negro, con el ruido del mar y gaviotas de fondo, la muestra cuenta también con grandes murales con dibujos del puerto de Acre y sus versiones en rompecabezas para los niños.

"Indagar en la historia de estos puertos es hermoso, tiene un elemento nostálgico", señala a Efe Leora Berry, directora general del museo que remarca cómo el valor simbólico radica en haber funcionado por siglos como entrada a la Tierra Santa, sagrada para las tres religiones monoteístas y anhelada por fieles y peregrinos.

"Nos enorgullece abrir esta exhibición y poder brindarle a la gente un punto de vista de Tierra Santa que tal vez no les resulte tan familiar, que es desde afuera, desde sus accesos históricos", añadió.

Las imágenes son obra de David Roberts, William Bartlett y Félix Bonfils, entre otros fotógrafos y ilustradores europeos, y muestran elementos culturales e históricos característicos de los distintos siglos retratados que permiten percibir el paso del tiempo en Tierra Santa a través de sus principales puertos.

Por otra parte, los retratos brindan al espectador un pantallazo a la vida de los habitantes de esas ciudades en el pasado y muestran ciertas costumbres de sus habitantes que se mantienen vivas en la región hasta el día de hoy, como el fumar narguile (pipa de agua).

Además de las costas en sí, los dibujos y fotografías, que pertenecen a la colección privada del israelí Yosi Guilben, retratan también edificios históricos que han sobrevivido hasta la actualidad, como la mezquita Jezzar Pasha en Acre.

"Hay que recordar que para los europeos, tanto cristianos como judíos, desde el siglo XV hasta los tiempos modernos, esta era su manera de llegar a esta tierra que tanto anhelaban", apunta Yehuda Kaplan, comisario de la exhibición.

"Para ellos, venir a ver los sitios santos como Jerusalén, Belén, la Galilea y el río Jordán era algo muy importante" y para hacerlo anclaban en estos puertos.