EFEMadrid

El escritor libanés Amin Maalouf considera que la izquierda "está en crisis en todas partes" y que es necesario "refundarla" para que siga existiendo.

Así lo ha asegurado este martes Maalouf (Líbano, 1949), Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2010, en un encuentro con periodistas para presentar en Madrid su último libro, "El naufragio de las civilizaciones", publicado por Alianza editorial.

Un libro en el que el autor de "León el africano" o "Samarkanda" se pregunta cómo, cuando los espectaculares avances tecnológicos han facilitado el acceso universal al conocimiento, en lugar de conducir a la humanidad hacia una era de libertad y progreso, parece que el mundo va en dirección opuesta, hacia la destrucción de todo lo conseguido.

El escritor libanés afincado en Francia ha advertido de que el "elogio a la desigualdad" social que existe en la actualidad, con un capitalismo "a ultranza" que ha regresado a sus antiguas costumbres, puede tener una "deriva catastrófica" porque mucha gente se siente marginada, como demuestran las revueltas en muchos países.

En la época de la Guerra Fría, ha recordado Maalouf, el capitalismo procuraba dar una imagen social para competir con el comunismo pero, desaparecida esta "amenaza", el capitalismo "ha vuelto a sus antiguas costumbres a cara descubierta".

"Es necesario hacer volver al capitalismo a una actitud más respetuosa hacia las personas", considera el autor, exiliado en Francia desde 1976 como consecuencia de la guerra civil libanesa, un regreso que cree que se producirá por la presión interna de la opinión pública.

Así se demuestra en las revueltas que se ven estos días en diferentes partes del mundo como Líbano, Chile o Colombia, que aunque difieren en sus motivos "tienen aspectos comunes", ha recalcado Maalouf: "hay mucha gente que tiene la sensación de que le están marginando, no ven qué futuro tienen y les da la sensación de que están siendo sacrificados".

Revueltas originadas por "problemas reales que afectan directamente a la vida de la gente", explica el autor, que ha señalado que en Líbano el detonante ha sido el anuncio de las autoridades de aprobar una tasa de 20 centavos de dólar por día a las llamadas de voz por redes sociales como WhatsApp o Facebook, pero obedecen a motivos más profundos.

"La población está harta de la clase política en su conjunto, a la que consideran corrupta, y la tasa por WhatsApp ha sido la gota que ha desbordado el vaso", ha indicado el escritor.

Respecto a los incidentes vividos los últimos días en Cataluña, Maalouf ha señalado la necesidad de "ser siempre capaces de organizar una convivencia armoniosa entre poblaciones diferentes".

Una receta que aplica a todos los países: "si sabemos organizarlo sin que nadie se sienta perjudicado ni atacado ni amenazado, la vida en común" es factible, dice.

Para Maalouf, el proyecto europeo tal y como fue concebido tras la Segunda Guerra Mundial "es el más bello que haya producido el mundo en los últimos cien años y merece la pena que triunfe".

Pero opina que se han dejado en suspenso decisiones fundamentales, como determinar desde el principio si se quería una especie de Estados Unidos de Europa o solo una zona libre de comercio.

"O se constituye una verdadera potencia capaz de influir en el mundo, a la que se dote de medios y que brinde a los ciudadanos seguridad o seguiremos teniendo los problemas que tenemos hoy", ha señalado.

A pesar del diagnóstico que hace el escritor libanés y de sus advertencias, Maalouf asegura que no quiere perder la esperanza y confía en que la sociedad pueda "enderezar el rumbo": "Me resulta difícil creer que la humanidad vaya a resignarse dócilmente a la destrucción de todo cuanto ha construido", concluye.