EFELas Palmas de Gran Canaria

La soprano uruguaya María José Siri debuta el 23 de marzo en la temporada de la ópera de Las Palmas de Gran Canaria como protagonista de "Adriana Lecouvreur", de Cilea, "un gran reto para la voz, el físico y la mente", ha recalcado, debido a que sus cuatro actos se encadenan y se representan sin pausas.

Siri "cruza los dedos" para que puedan cantar sin imprevistos por la pandemia de covid "Adriana Lecouvreur" los días 23, 25 y 27 de marzo en el Auditorio Alfredo Kraus, una obra "maravillosa", ha comentado en una rueda de prensa este jueves junto al tenor español Sergio Escobar, la mezzosoprano española Silvia Tro Santafé y el joven barítono coreano Youngjun Park, que también debuta entre los cantantes que forman parte del elenco.

La soprano uruguaya ha recordado que el año pasado fue contratada para cantar en "Aida", pero las funciones fueron canceladas por el estado de alarma por el coronavirus, y ha revelado que siente que, con los cambios introducidos para hacer posible la ópera dentro de las restricciones de la pandemia como el toque de queda, se prepara como para un "maratón" que recordará siempre, cuando se vuelva a la normalidad.

Ha indicado que hace un año debutó en Italia con el papel de Adriana Lecouvreur, pero solo se pudo ofrecer la primera función y con poco público porque ya la gente sentía miedo a causa del coronavirus y los siguientes pases fueron suspendidos, por lo que le resulta "muy bonito retomar el rol", que seguramente "ha madurado" en su cuerpo.

El tenor Sergio Escobar ha agradecido a Amigos Canarios de la Ópera (ACO), la asociación que organiza la temporada, la oportunidad de volver a cantar en Las Palmas esta obra de "música bellísima" tras el éxito que tuvo con "Don Carlos", de Verdi, por lo que espera estar a la altura en esta "producción muy especial tras un año ya de pandemia".

Silvia Tro Santafé, quien interpreta por primera vez el papel de princesa de Bouillon y hace de "mala", lo cual ha confesado que le divierte, ha destacado que España se haya convertido en referente mundial de la cultura en esta pandemia por celebrar óperas, conciertos y obras de teatro, lo que supone un "grandísimo esfuerzo" por parte de las administraciones y el público.

Es preciso "ponerlo en valor porque no es fácil y cada día es una aventura", que, en su opinión, les obliga a ser "mejores artistas" y les saca de la "zona de confort".

Para el barítono Youngjun Park, premiado en el concurso internacional de Canto de Alfredo Kraus, supone una gran reto su papel como Michonnet.

El director artístico de ACO, Ulises Jaén, ha destacado que de nuevo han logrado mantener su apuesta de "grandes voces".

Según Jaén, el reparto que se ha logrado reunir es "excepcional" para esta ópera de difícil interpretación desde el punto de vista vocal, y lo completan otros cantantes canarios.

Tanto el director de escena, Giulio Ciabatti, y como el musical, Francesco Ivan Cimpia, han incidido en los cambios que han tenido que introducir para recortar en el tiempo una obra lírica (de dos horas se reduce a una y cuarenta minutos), adaptarla al escenario de un auditorio y a las distancias de seguridad por la covid-19.

Así, Ciabatti ha explicado que para mantener la intensidad de este drama se requiere de mayor interpretación y que los escenarios diferentes de cada uno de los cuatro actos los ha suplido por uno ambientado en un teatro.

Se trata de una "prueba" que requiere de cambios en la estructura de la obra y un "plus de pensamiento", pero que, a su juicio, recupera la "belleza del teatro" y convierte siempre cada función y espectáculo en algo nuevo, ha añadido.

El director musical ha asegurado que, pese a los recortes de tiempo, se mantiene toda la trama de la obra para que se comprenda y se han respetado todas las arias y dúos, al tiempo que ha destacado el foso logrado para la orquesta, reducida a treinta músicos, en un auditorio con un 40 % de aforo permitido.