EFEUtrecht (Países Bajos)

¿Qué tienen que ver María Magdalena con Kardashian o Lady Gaga? Su misteriosa vida inspiró durante siglos a maestros medievales y artistas contemporáneos, protagonizó leyendas y se reveló de formas diversas, desde discípula de Jesús, a pecadora y feminista. Ahora tiene su propia exposición en Países Bajos.

María Magdalena es un espejo del tiempo, que aparece en el Nuevo Testamento, el Código Da Vinci, las películas de Hollywood, las pinturas medievales o el arte contemporáneo. Siendo una de las mujeres más misteriosas de la Biblia, poco se sabe con certeza sobre ella y sus historias son fragmentarias y contradictorias: académicos, creyentes y artistas tratan de descifrarla, en ocasiones inspirándose o aferrándose a teorías difíciles de confirmar.

Todas estas facetas son parte de una exposición del Museo del Convento de Santa Catalina (Catharijneconvent), en la ciudad neerlandesa de Utrecht, que abre este viernes al público. La pinacoteca de arte religioso hace un recorrido por la vida de María Magdalena, “una mujer de extremos, que ha sido una inspiración durante más de 2.000 años”, subraya.

Lieke Wijnia, comisaria de la exposición, explica a Efe que el objetivo es “mostrarla en diferentes tradiciones religiosas, desde el cristianismo oriental al occidental” y describe que “se la reconoce como una mujer bella, con un pelo bonito, maquillada, con ropa lujosa y joyas, pero también como una ermitaña que no lleva nada puesto, salvo un simple paño y un pelo suelto, dos representaciones tan diferentes de una misma mujer”.

Ella bendice, tienta, llora, ora, proclama, se arrepiente y hace milagros, se considera una apóstol, pecadora penitente, amante y sensual fémina, testigo de la resurrección, ermitaña, mística, prostituta y autora de milagros, encarnaciones de su persona que reflejaron el espíritu de épocas y formas en las que se consideraba a las mujeres en varios tiempos.

En los escritos expuestos, los evangelistas Marcos y Lucas la describen como una mujer llamada María, de la ciudad de Magdala, poseída por los demonios hasta que Jesús la curó, y se convirtió en una de sus seguidoras. Todos dicen que estuvo presente en la crucifixión de Jesús y que tres días después de su entierro, ella descubrió la tumba vacía y se convirtió en la primera en encontrarse con Jesús resucitado.

Las historias que surgieron sobre su figura se basan en fuentes escritas de los primeros siglos después de Cristo, y cuatro están incluidas en la Biblia y se atribuyen a los evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan. La describen como una mujer devota y rica, con un papel activo en los momentos más importantes de la vida de Jesús.

A finales del siglo XIX y mediados del XX, se encontraron varias traducciones de textos cristianos de los tres primeros siglos de esa era. María Magdalena aparece como una mujer perspicaz y sabia, alumna favorita de Jesús y maestra de otros discípulos, quienes más tarde se convirtieron en apóstoles.

Una de las piezas en exposición es un fragmento del Códice Akhmim del siglo V, del Museo Egipcio de Berlín. En este Evangelio de María, descubierto por casualidad en la ciudad egipcia de Akhmim, se divulga un tesoro de sabiduría espiritual.

La representación más antigua viene de la propia colección del museo y data del siglo XI, mientras que la obra más reciente fue pintada a finales de 2020 por la artista holandesa Helen Verhoeven. “Para muchos creyentes, ella fue un modelo a seguir y una figura de esperanza, amor y dedicación”, agrega Wijnia, que investigó durante dos años todas las fuentes sobre la figura de María Magdalena.

Fue protagonista de la historia cristiana, pero también del videoclip de “Judas”, en el que Lady Gaga la interpreta en su disyuntiva de elegir a un Jesús puro y verdadero, o a Judas, el peligro y el glamur. Al final del vídeo, vestida de novia de Jesús, es apedreada por una multitud furiosa, caracterizando a la María Magdalena de la memoria colectiva.

También da título al álbum más reciente de la cantante inglesa FKA Twigs (2019), en el que aparece como una mujer independiente que ha tenido que luchar por ser escuchada y creída. La foto del reverso de la portada muestra a una chica relajada mirando al mundo, penetrante, como lo hace en el cuadro Miskend (2020), del neerlandés Egbert Modderman.

Además, inspiró al artista David La Chapelle en “María Magdalena recibe al espíritu santo” (2018, Galería Reflex de Ámsterdam). La modelo es Kim Kardashian, “conocida por usar su cuerpo para ganar fama y fortuna, algo por lo que es alabada y criticada”, lo que se compara con la forma en la que se dice que María Magdalena desplegó su cuerpo. Leyenda o hecho, el visitante decide.

Por Imane Rachidi