EFEMadrid

La bailaora María Pagés, acompañada de otras coreógrafas de prestigio nacional e internacional, han reivindicado en un manifiesto "el cumplimiento del Pacto de Estado para la cultura", que se "erradiquen las prácticas de discriminación por razones de peso" de las bailarinas, o que se "prorrogue su baja de maternidad".

Desde el Centro Coreográfico María Pagés, una institución puesta en marcha recientemente por su Fundación, la bailarina ha insistido en la necesidad de la realización y cumplimiento del Pacto de Estado para la cultura, especialmente en estos tiempos en los que "la situación de pandemia ha afectado de manera letal a la cultura, en general, y especialmente a las Artes Escénicas".

En la segunda edición de los Encuentros Coreográficos Internacionales en Fuenlabrada (Madrid), la coreógrafa sevillana ha señalado la necesidad de regular el sistema de ver un espectáculo de danza en "streaming", con objeto de proteger "el arte en vivo", además de "tutelar los derechos de autor".

Es decir, "que la cultura digital sume, pero no sea ni la fundamental ni vaya en menoscabo de la obra en vivo", según ha detallado Pagés este martes en nota de prensa.

Este manifiesto lo ha hecho acompañada por las coreógrafas españolas Carmen Werner, Rocío Molina, La Lupi, Sara Cano y Mercedes Ruiz, así como la belga Catherine Allard. Asistieron de manera digital Eva Yerbabuena, Mónica Runde, Rafaela Carrasco, Mey-Ling Bisogno, Olga Pericet, Luz Arcas, Ana Morales, Patricia Guerrero e Iratxe Ans.

En el manifiesto también se hace hincapié en que los programas educativos de todo España se contemple la educación "en la igualdad, en especial, y en lo que nos ocupa, en las Artes Escénicas, dado que en los programas actuales es prácticamente inexistente".

Es importante que los teatros de titularidad pública o compartida "tengan una compañía de danza residente y temporada anual de danza, en todas sus estéticas y disciplinas".

Dada la gran tradición de la danza española, es vital y necesario "la creación en los territorios del país de uno o varios teatros que acojan una programación continua y exclusiva de danza", han insistido las bailarinas.

En este segundo encuentro, las coreógrafas, además de compartir experiencias han reivindicado en este segundo manifiesto "que se erradiquen las prácticas de discriminación razón del peso de las bailarinas, a la hora de contratación, exhibición o cualquier otra fórmula escénica".

Además de que las instituciones pertinentes estudien la fórmula que permita a las bailarinas "prorrogar su baja de maternidad", así como "aplazar las subvenciones y ayudas para más adelante, en caso de quedarse embarazadas", han concluido las coreógrafas.