Tudela (Navarra), 24 oct (EFE). El director de cine David Martín de los Santos ha confesado en Tudela que “si Petra Martínez no hubiese protagonizado ‘La vida era eso’, la película habría sido otra”.

“Era Petra o no podía ser nadie más, necesitaba que ese personaje tuviese un poco esa energía que ella tiene; para mí era importante que fuese una persona que, con la edad que tiene, tuviese algo ahí, algo que no ha madurado en ella, que tiene que ver con el tema de la sexualidad, el erotismo y todo esto”, ha explicado Martín de los Santos, que ha sido el protagonista de la tercera jornada del Festival de Cine Ópera Prima.

En un principio, la veterana actriz andaluza rechazó protagonizar la película, pero tras una conversación con el director madrileño acabó aceptando el papel.

“Nunca jamás me podía imaginar que no la quería hacer y me dijo que no; eso fue un palo gordo; había momentos delicados en la película que a ella le preocupaban un poco, pero fue vernos y dijo que sí, ahora está feliz de haber protagonizado la película”, ha asegurado el realizador madrileño.

‘La vida era eso’ se centra en las figuras de María (Petra Martínez) y Verónica (Anna Castillo), dos inmigrantes españolas de diferentes generaciones que se encuentran en un hospital en Bélgica, donde comienzan a forjar una relación de amistad hasta que un inesperado acontecimiento lleva a María a emprender un viaje al sur de España en busca de la familia de Verónica, pero que se convierte en una oportunidad para cuestionarse sus sólidos principios.

El largometraje, que no se estrenará en salas comerciales hasta diciembre, “ha sido un proceso muy largo, ha sido una maestra de la paciencia”, ha reconocido Martín de los Santos, que ha apuntado que la primera idea era rodar en septiembre de 2018 y “al final todo se paró porque no llegó el dinero y empezamos a rodar a finales de mayo de 2019”.

Por esta razón, ha agradecido a las dos actrices su fidelidad al proyecto, porque “son actrices que están con mucho trabajo y éramos tan inestables que solo esperaba que no se acabaran yendo del proyecto porque ya habíamos ensayado y cuando ya tienes una cosa es difícil salirse de eso”.

Asimismo, ha indicado que en un proceso normal la película debería haberse estrenado en 2020, año el que fue seleccionada para los festivales de Tokio y Sevilla, pero con la crisis por la pandemia no se pudo estrenar en noviembre y se ha ido retrasando.

Desde entonces, la película ha estado viajando por los festivales que se han podido celebrar y este 2021 el estreno se ha ido retrasando también a la espera de que la situación sanitaria mejorara y la gente pudiera volver a las salas de cine.

“La primera idea era estrenar en primavera, después a finales de agosto, más tarde se pasó a principios de octubre y ahora está previsto el estreno para el diez de diciembre”, ha informado el director de la película, que ha añadido que “hacer cine es muy complicado en general, pero en este caso concreto está resultando muy largo todo el proceso”.

El realizador madrileño ha confesado que las historias que elige para llevar a la gran pantalla “deben tener algo vital que le permitan ponerlo todo, porque eso le da un sentido al viaje que estás realizando”.

“Si al final esta película no se hubiese hecho después de todo lo que he puesto, habría sido literalmente una faena, pero habría tenido un sentido porque ese proceso fue parte de mi vida y me llevó a entender y experimentar ciertas cosas”, ha declarado.

En este sentido, ha asegurado que entiende el cine como una forma de vida y que no le interesa el cine como entretenimiento.

“Como espectador, es una forma de aprender a vivir, me ayuda a vivir, y como creador también, no por el hecho de que quiera hacer algo que ayude a vivir, sino por el proceso en sí que también es un proceso vital. Si no fuese así, no hubiese sido capaz de hacer ‘La vida era eso’, ha concluido.