EFEParís

Hipnótica, erudita, poética, defensora de un valioso Oriente al que tanto debe Occidente, así ha definido la crítica a "Boussole" (Brújula"), novela del escritor Mathias Enard, que conquistó hoy el laurel literario más importante de Francia, el premio Goncourt.

Es una novela de "erudición extraordinaria" que puede "dar miedo" a algunos lectores, pero "hay que tener la audacia de escribir un libro como este y la de leerlo", afirmó el presidente del jurado, Bernard Pivot.

Profesor de árabe en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde reside desde hace quince años junto con su compañera española, Ennard obtuvo el galardón, creado por los hermanos Goncourt hace más de un siglo, con la editorial Actes Sud, donde ha publicado seis novelas desde 2003.

En curso de traducción en estos momentos,

"Brújula", que su autor dedicó a los sirios en general y a las gentes que sufren en esa atormentada región, se está traduciendo y saldrá a la venta en español en la segunda mitad de 2016, según confirmó su editorial española del grupo Penguin Random House.

"Brújula" es la historia en 400 páginas de una noche de insomnio, en la que el célebre musicólogo Franz Ritter, acompañado por el opio y una grave enfermedad degenerativa, revive el amor de su vida y recorre los lugares donde transcurrió, junto con sus mil personajes.

El protagonista rememora en Viena su historia con Sara, intriga amorosa y fatal -"a lo 'Tristan e Isolda'", según el autor- que le permite reconstruir la historia de quienes desde ambos lados se apasionaron por Oriente y Occidente.

Siria, Irán, el Líbano y otros países donde Enard estudió árabe y persa, donde residió o viajó con frecuencia antes de instalarse en Barcelona forman parte del escenario, al igual que París.

"Se trata de explorar los dos lados de esa puerta de Oriente que fue Viena un día", añadía en una entrevista reciente con la emisora "France Info" Enard, quien topó con la pasión que le habita muy precozmente, cuando de niño leyó "Las Mil y una Noches".

El escritor es también el autor, entre otras obras, de "La perfección del tiro" (2004); "El manual del perfecto terrorista" (2007); "Zona" (2008); "Habladles de batallas, reyes y elefantes" (2011); "El alcohol y la nostalgia" (2012) o "Calle de los ladrones" (2013).

Enard logró el Goncourt después de celebridades como Michel Houellebecq, quien lo ganó en 2010 con "La carte et le territoire", o Lydie Salvayre, quien lo recibió en 2014 con "Pas pleurer", inspirada en la Guerra Civil española.

El primer ministro francés, Manuel Valls, definió el nuevo Goncourt como "Una #Brújula para la época".

Más allá de la excelencia literaria que impregna la obra de este autor de 43 años nacido en Niort (centro oeste), uno de los más brillantes de su generación, la Academia Goncourt quiso reforzar con ella su mensaje de finales de octubre, cuando eligió el Museo del Bardo de Túnez para anunciar a sus cuatro finalistas.

En esa lista divulgada en el museo donde el pasado marzo fueron asesinados 22 turistas, figuraban otros dos autores inspirados en Oriente, su cultura y sus relaciones con Occidente, Hedi Kaddour, que partía como gran favorito con "Les Préponderants", y Tobie Nathan (1948), autor de "Ce pays qui te ressemble".

Ambos recibieron algún voto en primera vuelta, que dio la victoria a "Brújula" gracias a seis votos de los diez miembros, según declaró el portavoz de la Academia, Didier Decoin.

Quedó fuera de juego la única mujer finalista, Nathalie Azoulai, autora de "Titus n'aimait pas Bérénice", ficción histórica inspirada en la actualidad de la tragedia de Racine.

Además, la autora de "best sellers" Delphine de Vigan obtuvo el premio Renaudot -fallado en el mismo lugar en paralelo al Goncourt- con su última creación, "D'après une histoire vraie", de la que ya vendió más de 100.000 ejemplares

El Goncourt está dotado con 10 euros (11 dólares) simbólicos, pero promete a su vencedor la multiplicación de sus ventas, hasta alcanzar y superar los 400.000 ejemplares.