EFEBarcelona

El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ha incorporado a su colección dos dibujos de Antoni Gaudí, adquiridos por la Generalitat, gracias a la colaboración de "La Caixa", que están datados en 1908 y 1910 y que los técnicos definen como "excepcionales" por su técnica.

Los dos dibujos representan el exterior y el interior de la iglesia de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló (Barcelona), y han sido adquiridos por la Generalitat de Cataluña gracias a “La Caixa”, que ha sufragado el 75% del coste de la adquisición.

Para poder hacer frente a la adquisición ha sido necesaria una inversión total de 320.000 euros, de los cuales la entidad bancaria ha aportado 240.000 euros.

La inversión por parte de la fundación se ha llevado a cabo en el marco del convenio de colaboración con la Generalitat de Cataluña en materia de obra social, cultural, de ciencia e investigación, ha recordado en la presentación la directora general adjunta de la Fundación la Caixa, Elisa Durán.

El ingreso de estos dos dibujos "refuerza todavía más la presencia del trabajo de Antonio Gaudí en las colecciones del MNAC, centro de referencia para el arte del periodo modernista", ha indicado el presidente del museo, Miquel Roca.

Según la conservadora del museo y especialista en la obra gaudiniana Maria Àngels Fontdevila, se trata de "dos obras de extraordinaria importancia y singularidad atendido el escaso material documental que se conserva de las obras más emblemáticas de Gaudí y, en particular, del encargo que Eusebi Güell le hizo para construir una iglesia en la colonia textil obrera de su propiedad".

Gaudí realizó una serie de estudios y maquetas para proyectar la estructura de esta iglesia, de la cual se construyó únicamente la cripta.

Parte de este material fue destruido durante la Guerra Civil y los dos dibujos que ahora se incorporan a las colecciones del Museo Nacional permanecieron escondidos en la carbonera de una masía de la Colonia Güell hasta su descubrimiento en 1967.

La consellera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, ha asegurado que los dos dibujos se exhibirán en la gran exposición internacional que el MNAC inaugurará en julio de 2021 sobre Gaudí, y que posteriormente se exhibirá en el Museo de Orsay de París y en Caixafórum Madrid.

Vilallonga ha reiterado su previsión de que esta exposición de Gaudí podría inaugurar el nuevo espacio de exposiciones temporales del MNAC en el pabellón Victoria Eugenia, un deseo que el pasado mes de enero el propio director del museo calificó de poco "realista", y sí en cambio que tenga su puesta de largo en 2022 con otra gran exposición que prepara el museo.

Los dos croquis que ahora ingresan en la colección del Museo Nacional de Arte de Cataluña están pintados encima de una fotografía invertida de la maqueta de la iglesia realizada por el escultor Vicente Villarrubias.

De los negativos se hicieron ampliaciones sobre papel fotográfico y, encima de estas ampliaciones, Gaudí trazó el levantado exterior y una vista interior de la iglesia.

Los dos dibujos de Gaudí permiten aproximarnos a la idea arquitectónica del arquitecto modernista y son un documento de "incalculable valor material y documental".

Fontdevila ha precisado que ambos dibujos "muestran la concepción técnica gaudiniana, la experimentación y sus ingeniosas soluciones encaminadas a superar las estructuras góticas, reduciendo columnas y contrafuertes; y tienen también un gran interés estético, muestran una enorme originalidad y talento creativo".

Antes de su adquisición definitiva, los dibujos aparecieron en 2012 en una subasta, pero finalmente no se subastaron ni vendieron y volvieron a sus propietarios.

El director del MNAC, Pepe Serra, ha anunciado que "a partir de ahora los dos dibujos se tienen que estudiar y restaurar pues se encuentran en un estado delicado" y ha asegurado que su autenticidad está fuera de duda pues se han expuesto "incluso demasiado" en exposiciones en museos americanos como el Metropolitan, y europeos.

"No se exhibirán hasta la exposición temporal de 2021, porque no se trata de un material para estar expuesto de manera continua por su fragilidad y su soporte de papel".

Elisa Durán ha justificado la intervención de "la Caixa" en esta operación porque confluyen las tres prioridades para esta entidad en el ámbito cultural: "la conservación del patrimonio; la colaboración con todas las instituciones catalanes, en esta ocasión el MNAC, y facilitar el acceso de la cultura a toda la ciudadanía". EFE

jo/fl/crf

(foto) (vídeo)