EFEBerlín

La soprano eslovaca Edita Gruberová, de 74 años, murió este lunes en la ciudad suiza de Zúrich, informó la agencia alemana de la artista, que solo se refirió a la desaparición "repentina" de la cantante, de quien destacó su "carrera extraordinaria".

"Pudimos acompañarla y ayudar a dar forma a la carrera de esta extraordinaria artista durante muchas décadas desde el comienzo. La echaremos mucho de menos", comunicó la agencia Hilbert.

La soprano, de nacionalidad austríaca, nació en Raca, localidad cercana a Bratislava (Eslovaquia), el 23 de diciembre de 1946; comenzó sus estudios de canto con María Medvecká en Praga y continuó en Viena bajo la dirección de Ruthilde Boesch.

Debutó en 1968 en la Opera de Bratislava en el papel de Rosina de la ópera Rossini "El barbero de Sevilla" y en 1976 fue descubierta por el director Karl Boehm, con quien obtuvo su primer gran éxito resonante como Zerbinetta en "Ariadna en Naxos", de Richard Strauss.

Interpretó en 1977 el papel de Reina de la Noche de la "Flauta mágica" en la Metropolitan Opera House de Nueva York; desde entonces recorrió los grandes coliseos del mundo, que este martes reaccionaron con tristeza ante el fallecimiento de la artista.

Fue considerada por la crítica internacional como una de las mejores sopranos de coloratura del mundo y se hizo famosa por sus interpretaciones de "Maria Estuardo", "Lucia de Lammermoor" y otros papeles del repertorio del Bel Canto.

En 1987 debutó en el Liceo de Barcelona y en abril de 1999 debutó en el Teatro Real de Madrid con un recital de obras de Bellini, Rossini y Donizetti.

En la temporada 2017/2018 Gruberová celebró sus cincuenta años en los escenarios y la Staatsoper de Viena, la Bayerische Staatsoper de Múnich, la Deutsche Oper de Berlin y la Ópera de Zúrich organizaron galas especiales con ese motivo.