EFEBerlín

El cineasta israelí Nadav Lapid, ganador este sábado del Oso de Oro de la Berlinale por "Synonimes", expresó su deseo de que la gente vea la "verdad profunda" y lo humano de su filme y no lo perciba como una especia de "declaración dura y radical".

En una rueda de prensa posterior a la gala de entrega de premios, Lapid precisó que su cinta constituye una "declaración humana, existencial y artística".

Subrayó que su cinta, una historia de un exsoldado israelí que deambula por París, en busca de su identidad perdida, no habla sobre la ultraderecha, sino sobre "el problema de qué es el alma colectiva israelí".

Agregó que esta película es "definitivamente la más dura" que ha hecho en su vida, pero que le ha aportado al mismo tiempo "momentos de increíble satisfacción".

Recordó asimismo que editar el filme fue "de los momentos más terribles" por los que ha pasado por el estado de salud de su madre, que murió durante el proceso de edición.

Se mostró "muy feliz" con el Oso de Oro, que calificó de "gran logro" y dado que el oro es el color de la felicidad, dijo, hizo un llamamiento a ser felices.

Explicó que de joven no era particularmente cinéfilo y que en París descubrió el cine como algo "esencial e importante" y como "una de las cosas más extraordinarias" y agregó que desde entonces intenta hacer películas que tengan un significado.

"Synonymes" se llevó asimismo ayer el Premio de la Federación Internacional de Críticos de Cine (FIPRESCI).