EFEMadrid

Bajo el capote del jazz clásico de su último álbum “Afterallogy” y un paseo “refrescante” por el inicio de su discografía, Noa sorprenderá al público este jueves en el ciclo de conciertos "Jazz Palacio Real", con la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid como un escenario que para la cantante es "un auténtico privilegio".

“Después de 28 años de carrera y de actuar todos esos años en España quizá me he ganado el derecho a actuar en el Palacio Real -bromea-. Tocar en un sitio tan mágico como este, volver a hacer gira y actuar de nuevo ante la gente... Estoy muy nerviosa a la par que emocionada”, confiesa a Efe en una entrevista.

Una muy meticulosa Noa (Tel Aviv, 1969) se toma “muy en serio” cada concierto, por eso, antes de salir a escena piensa en qué ropa se va a poner, cómo se va a dirigir al público y qué canciones va a cantar. Aunque, según confiesa, esta última parte ya la tiene pensada para Madrid “desde hace días”, y avanza que va a ser un concierto “muy especial”.

“Podía haber hecho una superproducción, ya que estamos en un sitio importante, pero he preferido optar por algo más íntimo, algo más cercano al público que vaya, porque lo que construimos Gill (su guitarrista) y yo es algo especial, y quiero que lo vean”, cuenta.

Asimismo, anticipa que tocarán canciones de su último disco “Afterallogy”, pero que también hará un repaso de sus 30 años en la música con sus grandes éxitos: “Invitaré a Marco Mezquida (pianista) a que suba al escenario y que improvise los clásicos del jazz mezclado con mis canciones. Marco es genial, así que va a ser un concierto muy divertido y especial”, declara, tras señalar que ella le pone "corazón" a todo lo que hace, por lo que espera “tocar el corazón” a los asistentes.

Nacido el pasado año durante el confinamiento y como bálsamo para las heridas que ha dejado la pandemia la II edición de "Jazz Palacio Real", el festival no solo ofrece una "experiencia única" al espectador. También llega para echar una mano a los artistas que han estado parados por la pandemia durante meses o han hecho conciertos a pequeña escala.

“Que haya un festival como este es un lujo para muchos músicos, pero que además impulse a conocer el jazz es doblemente fantástico", refrenda Noa.

La cantante se muestra pletórica al ver que muchos conciertos de la gira programada para este verano han vendido todas sus entradas. "Es muy bonito pensar que la gente tiene muchas ganas de ver un concierto, de estar, de sentirse ya en la calle disfrutando de la música y de las artes", afirma.

Tras haber actuado en Valencia, Alicante y Málaga, y ahora en Madrid, la cantante cerrará su tour español en San Sebastián, donde Gil Dor y Noa estarán acompañados por el pianista Iñaki Salvador.

En todos esos conciertos el timón de guía será su último disco, “Afterallogy” (publicado en abril de este año), compuesto por 12 clásicos del jazz, entre los que se encuentran estándares como “My funny Valentine”, “Oh Lord” o “Anything goes”.

Este trabajo de homenaje al jazz, fue realizado con su inseparable guitarrista Gil Dor durante el confinamiento, y es el resultado del diálogo entre ambos artistas durante 30 años de carrera juntos.

Gil y Noa se conocieron en 1989 y desde entonces han explorado diferentes territorios musicales, han escrito cientos de canciones y han trabajado con todo tipo de bandas. “Gil y yo tenemos una conexión impecable. La vida cruzó nuestros caminos y ahora tenemos una relación que no se basa en lo profesional, sino también en lo personal. Hay una amistad pura que se ha ido desarrollando de alguna manera”, apunta.

El festival "Jazz Palacio Real" propiciará este verano conciertos que se extenderán hasta el próximo 11 de septiembre y por el que pasarán artistas de la talla de Zenet, Chucho Valdés, Silvana Estrada, Buika o Miguel Poveda, que actuarán en espacios emblemáticos como Palacio Real de Madrid, el Palacio Real de la Almudaina, El Real Monasterio de El Escorial, el Palacio Real de la Granja y el Palacio Real de Aranjuez.

Silvia García Herráez