EFEMadrid

Actores y cineastas como Paco León, Leticia Dolera o Miguel Ángel Muñoz, cantantes como Lola Índigo y compañías de teatro como Kamikaze o Teatro del Barrio se han sumado hoy al "apagón cultural" de 48 horas convocado por la Unión de Actores en las redes sociales.

No obstante, la iniciativa lanzada por ese sindicato para los días de hoy y mañana en protesta por la decisión del Ministerio de Cultura de no adoptar medidas específicas para la paliar la crisis que la pandemia de coronavirus está causando en el sector está teniendo una tibia acogida y también tiene sus detractores.

La cultura "merece y necesita, como todos, medidas políticas concretas que deberían ser presentadas y defendidas, para empezar por el ministerio de Cultura", señala Dolera en una entrada en Instagram en la que se une al apagón, mientras otros como Paco León o Lola Índigo se limitan a publicar una imagen en negro con la etiqueta de "apagón cultural".

Juan Echanove, Alba Flores, Jorge Sanz, Silvia Marsó, Aitana Sánchez Gijón la asociación de productoras audiovisuales independientes PIAF o la bailaora Eva Yerbabuena también han apoyado el "apagón cultural" desde sus redes sociales.

Echanove ha sido el más duro al acusar al ministro José Manuel Rodríguez Uribes de ser "un paracaidista en el ministerio" y de desconocer el sector.

"Tenemos a uno que no sabe operar a cargo de la UCI cultural", ha dicho el actor, mientras que Sánchez Gijón le ha recordado que "la vida de un altísimo porcentaje de trabajadores de la cultura está cayendo en un abismo que agrava una precariedad ya endémica hasta límites insoportables".

Aunque no se ha sumado al apagón, la actriz Candela Peña ha criticado al Gobierno y le ha pedido que imite a Francia, Alemania o Inglaterra, donde sí ha habido medidas sectoriales para combatir la crisis.

"Puesto que es un Gobierno que alardea de su compromiso social, deberían ser mínimamente sensibles y conscientes de la gravedad", ha señalado la protagonista de la serie "Hierro".

El actor Tristán Ulloa, que ha estado ingresado por coronavirus aunque ya se encuentra en su casa recuperándose, ha discrepado de la iniciativa de la Unión de Actores.

"Sincera y humildemente no creo que sea momento para un apagón cultural. Nuestro lugar ahora está junto a la sociedad civil. Estamos en el mismo barco. Comparto reivindicaciones del sector y creo que habría que exponerlas con cabeza fría cuando esta situación de emergencia finalice", opina Ulloa.

En la misma línea, la guionista y vicepresidenta de la asociación de mujeres cineastas CIMA opina que "no es el momento".

"Con todos los respetos lo del apagón cultural me parece poco meditado y muy desacertado. Sin dejar de ser crítica con las declaraciones del ministro y, por supuesto, considerando la cultura esencial (y, por cierto, no gratuita)", afirma Virginia Yagüe.

Más duro ha sido el escritor Juan Gómez Jurado, que recuerda que el sector cultural "son 700.000 personas y no cuatro titiriteros", y censura el "apagón" al considerar que sólo provoca "rechazo" y "polarización".

La convocatoria de este apagón cultural se produce tras la primera comparecencia ante la prensa de Rodríguez Uribes el pasado martes en la que descartó, por el momento, la adopción de medidas sectoriales.

El ministro argumentó que esta es una crisis global y que "el apoyo transversal e inclusivo es lo más razonable", sin descartar otras decisiones más adelante, y citando a Orson Welles recordó que "primero es la vida y luego el cine".

En las últimas horas, el ministro se ha disculpado a través de Twitter por el malestar causado.

"'Decía Orson Welles que primero es la vida y luego el cine, pero -añado yo- la vida sin cine, sin cultura, carece de sentido y es muy poco humana'. Esto es lo que dije en la rueda de prensa, literal, siento haber causado malestar, manifestaba mi compromiso con la vida y con la Cultura", argumenta.