EFEValencia

El intendente-director artístico del Palau de les Arts, Davide Livermore, prepara la temporada 2016-2017 con una programación que incluirá una ópera francesa, un autor del siglo XX, posiblemente Leos Janacek, una ópera de Verdi con Plácido Domingo y nuevas incursiones en el periodo barroco del siglo XVIII.

Al cumplirse un año de su nombramiento al frente del Palau de les Arts, Livermore ha resaltado también que en la actual temporada se está realizando una programación similar en número de actividades a años anteriores "pero con la mitad de presupuesto".

En declaraciones tras recibir en Madrid la Orden de la Estrella de Italia en su grado de oficial, el intendente ha asegurado que para hacer un balance de gestión y "entrar en el alma" de un teatro de ópera se necesita más tiempo, aunque ha indicado que se ha establecido un nuevo formato de programación que está dando sus frutos.

Como hitos ha citado la pretemporada a precios asequibles para incorporar nuevos públicos, la inclusión de las actividades de la sala Martín y Soler en la programación general y el cambio de logo (que no de nombre) para "dar visibilidad" a esta nueva etapa.

Ha destacado el nombramiento de los dos directores musicales (Roberto Abbado y Fabio Biondi) y la del principal director invitado (Ramón Tebar), del que ha dicho que es un valenciano de gran proyección internacional con "alma de gran artista con maleta pronta", dispuesto a viajar.

De la pretemporada ha resaltado el "gran éxito" de ocupación, con unos porcentajes del 93 % y asistencia de gente que nunca había acudido a un espectáculo de ópera. "El Palau de les Arts empieza a ser la casa de todos los valencianos", ha recalcado.

Aunque no quiso adelantar el presupuesto con el que contará para la próxima temporada, hasta que el patronato lo aprueba, Livermore ha asegurado que el compromiso adquirido por los nuevos gestores de la Generalitat, desde el presidente Ximo Puig al conseller Marzà, "se ha traducido en hechos", como el millón largo de presupuesto de la actual temporada.

"Con el presupuesto actual no podemos ofrecer un número mayor de producciones, pero si ofrecer nuevas iniciativas, como los conciertos espectáculo (sin competir con el Palau de la Música). Realizamos ahora el mismo número de espectáculos que cuando el presupuesto era el doble".

Aunque una parte de la programación la heredó de su antecesora, Helga Schmidt, como el Macbeth con Plácido Domingo, Sansón y Dalia y Aida, Livermore considera novedosa la programación del primer Britten en Les Arts, el Idomeneo de Mozart o el Silla de Haendel, una rareza operística que ofreció Biondi.

"Algunos dicen que el pueblo valenciano no tiene tradición de ópera, pero yo tengo coraje y confianza en la gente, que sabrá valorar títulos que no conoce. La ópera no puede convertirse en la inteligencia de una elite. No tengo miedo al teatro vacío", ha afirmado el regista turinés.

Otro asuntos pendiente es la participación del Gobierno central. Livermore cree que debería prestar más atención a Les Arts y entrar a formar parte del Patronato. "Hay que buscar la colaboración pues se trata de un proyecto excepcional y de gran excelencia", ha recalcado.