EFENerja (Málaga)

El músico cubano Paquito D'Rivera, ganador de catorce premios Grammy, ha revolucionado hoy el escenario de la quincuagésima novena edición del Festival Internacional de Música y Danza de la Cueva de Nerja (Málaga) a ritmo de jazz donde su sentimiento y pasión por este género han sido las protagonistas de su concierto.

D'Rivera, que es además Medalla Nacional de las Artes de Estados Unidos, ha llenado de música los jardines exteriores de la Cueva de Nerja, una cavidad distinguida como Bien de Interés Cultural que cuenta con 42.000 años de antigüedad y en la que se encuentra la que podría ser la primera obra de arte conocida de la historia de la humanidad.

A sus 70 años, D'Rivero ha utilizado este género como guía de su vida que es ya una leyenda viva como saxofonista de latin jazz, algo que ha demostrado en cada una de las canciones que ha interpretado junto a Pepe Rivero trío y Manuel Machado frente a más de 650 asistentes.

El primer tema que han interpretado en escena ha sido "una composición de un autor paraguayo con un arreglo de un nocturno de Chopin" de su disco "Jazz meets the classic", un tema en el que ha introducido estrofas de canciones populares como "La cucaracha" que ganado la simpatía del público.

D'Rivera ha confesado que en este concierto iban a interpretar "una canción inédita compuesta por Pepe Rivero" que, dependiendo del éxito que cosechara esta noche "volverían a interpretarla en otros escenarios o no".

El artista ha interpretado tanto con clarinete como con saxofón, un virtuosismo musical que ha arrancado aplausos y que ha embelesado a los asistentes que han disfrutado de un solo de clarinete de D'Rivera.

"Los brasileños son como los políticos, dicen una cosa y hacen otra", ha bromeado D'Rivera antes de presentar una pieza creada para su madre titulada "Dedicada a Maura", un bossa nova merecedor de dos premios grammy, una canción que ha completado con fragmentos de la canción "Oye como va" de Tito Puente o el popular himno "Tequila" que ha coreado con el público.

D'Rivera ha recordado ante el público su primera visita a Andalucía, cuando formaba parte del cuarteto "del indeleble e internacional músico Dizzy Gillespie", trompetista al que este artista compuso una canción al fallecer para preservar su recuerdo en la memoria en cada uno de sus conciertos.

Uno de los momentos más cómicos de todo el espectáculo se ha producido cuando el público enmudeció con la virtuosidad de D'Rivera que solo con su clarinete ha hecho cantar entre risas a todos los asistentes la canción española "Doce cascabeles" de Joselito, una sorpresa que ha sorprendido a sus seguidores.

El artista ha querido despedir el concierto con una pieza inspirada en Bebo Valdés escrita por Pepe Rivero titulada "Pal Bebo", una canción que D'Rivera ha dedicado a los asistentes "para mantener el buen humor de Andalucía".