EFEMadrid

Para encontrar a las fuentes de su último documental, en el que tratan de ahondar en la raíz de la violencia machista, a los cineastas Teresa Soler y Albert Sanfeliu les bastó "con girar la cabeza a izquierda y a derecha para encontrar casos". "Es demoledor", reconoce Sanfeliu en una entrevista con Efe.

El documental, llamado "Patriarcado, el organismo nocivo", tiene previsto su estreno en el primer trimestre de 2022 y aborda el machismo desde la óptica de adolescentes, expertos y cuatro mujeres víctimas de violencia de género, tres de las cuales son "del entorno más cercano" de los codirectores del filme, miembros de la productora Pandora Box TV.

Encontrar a esas mujeres en su círculo más íntimo ha sido, en opinión de Sanfeliu, "lo más bonito y trágico del documental": "Te das cuenta de que desconoces mucho de la realidad que nos rodea en cuanto a la violencia machista", añade.

Una postura en la que también se reconoce Soler, quien asume humildemente que, tras la realización de este documental, se ha dado cuenta de que no sabía "nada de nada" sobre feminismo.

"Es un tema sobre el que he leído, visto cosas y, sin embargo, cuánto me faltaba por saber, por aprender. Y, sobre todo, cuánto creía tener sabido que no es verdad, que hay que desaprender. Eso es lo más complicado", apunta la codirectora del filme.

Además de con el testimonio de las cuatro mujeres, con edades comprendidas entre los 19 y los 70 años, el documental cuenta con las opiniones de un grupo de adolescentes de entre 15 y 19 años y con una profesora, así como con una decena de expertos en distintos campos.

Se trata de la doctora en Filosofía Ana de Miguel, la catedrática en Psicología Carmen Delgado, el sociólogo y sexólogo Erick Pescador, la catedrática en Sociología Marina Subirats, el médico forense Miguel Lorente y la psicóloga y formadora Isa Duque.

A lo largo del filme también aparecen el director del proyecto de integración para personas sin hogar "Fabricanciones", Rafa Sánchez Gálvez, y la fiscal de Sala Delegada Violencia sobre la Mujer, Teresa Peramato Martín.

Con sus conocimientos, el documental busca el origen de la violencia machista desde cuatro ejes. El primero, la pornografía: un pilar "fundamental del patriarcado", apunta Soler, ya que "construye pensamiento y, hoy en día, los niños y niñas a partir de 10 años ya están consumiendo porno en línea".

Los otros tres pilares de este análisis audiovisual son la violencia de género, nutrida de los testimonios de las cuatro víctimas, y la educación, "tanto en su concepción más amplia como en otra más concreta, la educación sexual", explica Soler.

Y es que el documental aboga por una educación sexual comprometida y ajustada "a la realidad y a las necesidades" de los jóvenes españoles. "Nosotros creemos que la violencia machista, la violencia sexual, se debe abordar de manera reglada", reconoce Sanfeliu. "No porque nosotros pensemos que es lo mejor sino porque los mismos adolescentes lo están pidiendo a gritos".

Para ejemplificarlo, detalla una de las escenas del documental en la que un adolescente, Ernesto, explica que un consumidor de pornografía debe ser consciente de que esos vídeos no filman una relación sexual real, sino que se trata de una ficción.

"Él lo equipara con ver la saga ‘Fast and Furious’ y tener ganas de salir con el coche y saltarse todos los semáforos", explica el cineasta. "A mí me parece una reflexión muy interesante para un adolescente de 17 años, teniendo en cuenta que, según los estudios, más de la mitad de los adolescentes tienen el porno 'mainstream' como patrón de conducta a seguir".

Cargado de esperanza y "con ganas" de que se estrene este documental, Sanfeliu acaba la entrevista con un deseo: que sus espectadores acaben el visionado emocionados, "bailando y aplaudiendo, mientras su psique empieza a sacudirse y a repreguntarse".

Un documental con el que sus directores buscan "sacudir" y que tiene previsto estrenarse simultáneamente en Valencia, Girona, Barcelona, Madrid y Zaragoza. Ha sido financiado con el apoyo de distintas instituciones, asociaciones y ayuntamientos, así como por la microfinanciación de 233 mecenas.

María Gómez de Montis