EFEMadrid

Por el "rescate de voces olvidadas, acalladas o puestas en segundo lugar". Con ese propósito arranca este jueves la Temporada de Música Clásica 2021 de Patrimonio Nacional, que estará dedicada a la mujer no solo en su papel de coleccionista y mecenas, sino también en el de autora e intérprete.

"Si la opacidad (por protagonistas masculinos) es injusta en otros ámbitos, en este lo es doblemente. Si aquí llegaba la música era básicamente porque había mujeres enamoradas de ella, pero que también componían y tocaban o que tenían la sensibilidad para descubrir el talento y la genialidad", ha justificado hoy Llanos Castellanos, presidenta de Patrimonio Nacional.

Lo ha dicho en la presentación de la actividad cultural de mayor duración (su oferta se prolongará hasta finales de año) que realiza el organismo de preside, en una rueda de prensa celebrada en el majestuoso comedor de gala del Palacio Real de Madrid.

"No es una elección gratuita", ha señalado sobre el lugar en el que acostumbraban a escuchar música Isabel de Farnesio o Bárbara de Braganza (durante el llamado "reinado de los Reyes Melómanos"), grandes auspiciadoras de talento a las que se dedicará parte de la oferta.

De hecho, con un espíritu de "investigación y divulgación", se refuerza para esta edición el programa de charlas y conferencias, con el objetivo de entender la música en todo su contexto, incluida la identidad de quienes la promovieron.

"Queremos reconstruir la esencia de Patrimonio: porque estos salones no se entendían silentes y tampoco se entendía la música sin estos escenarios para los que fue hecha", ha señalado Castellanos, guiada por la premisa general de que "la música del pasado tiene su sentido cuando se integra en el presente".

Habrá nuevos escenarios: hasta ocho Reales Sitios serán sede de los conciertos de la temporada, incluido el Palacio de El Pardo, que desde hace años no formaba parte de este circuito.

También habrá nuevos públicos, porque además de la apuesta decidida por retransmisiones por redes sociales, habrá eventos que tenían restringida su entrada y que se abren a todos por primera vez a precios muy accesibles, como es el caso del de XXXVII Ciclo de Música de Cámara con los Stradivarius de las Colecciones Reales, "por expreso deseo de los Reyes".

Será, como viene siendo habitual, en el Salón de Columnas del Palacio Real y estarán protagonizados por el Cuarteto Casals (24 de marzo), Jerusalem String Quartet (5 de mayo), Danish String Quartet (25 de mayo), Ensemble Bonne Corde (6 de octubre, con la reconocida violonchelista Diana Vinagre el frente) y el Cuarteto Manderling (16 de noviembre).

En total serán 44 los conciertos distribuidos en nueve ciclos, a destacar el XIV Ciclo de Órgano, que se abre mañana con el recital de Ministriles de Marsias en la Capilla del Palacio Real, al que se sumarán el de Esther Ciudad el 9 de abril en homenaje al compositor Félix Máximo López en el bicentenario de su muerte y el de Jorge García Martín el 11 de noviembre.

Volverán asimismo dos citas de gran tirón popular: en mayo, con el XXXIII Ciclo Primavera Musical a cargo de la Unidad de Música de la Guardia Real en la Plaza de Oriente; en diciembre, el XXXVI Ciclo Música en Navidad hará parada en el Palacio Real (con la Orquesta y Coro de RTVE), en la Basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (a cargo de su Escolanía) y en la Capilla del Palacio Real de Aranjuez (con su Coral Real).

Se suman ciclos nuevos, como el de Academias y Música de Salón, que por ejemplo el 29 de abril contará con Camerata del Prado para dar visibilidad a compositoras españolas contemporáneas en el citado Salón de Columnas y que el 12 de junio estará dedicado a la figura de Bárbara de Branganza en la Casa de las Flores del Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia).

Habrá oportunidad de escuchar numerosas obras nuevas, muchas de ellas "de mujeres que en su época tuvieron una carrera musical y que se dedicaron a la composición, pero que hoy son apenas conocidas", como es el caso de María Luisa Chavalier o Isabel Prota, pero también de miembros de la familia real que fueron creadoras, como María Cristina de Borbón o Josefa Fernanda de Borbón.

Porque esta será también una temporada para "reflexionar sobre los límites que su género impuso a la mujer para tener acceso a determinados géneros musicales o prácticas", así como para poner en el centro de atención la música histórica de Patrimonio Nacional, "uno de los legados más importantes".

"Diseñar una temporada de música para una profesora especializada en música de corte, como es mi caso, es una oportunidad única para difundir el conocimiento de años de investigación sobre un patrimonio extraordinariamente rico", ha destacado la musicóloga Judit Ortega en su papel de asesora.

Esta experta ha destacado en ese sentido que, gracias a un gran esfuerzo de investigación coordinada entre historiadores, músicos y otros profesionales, se han llevado a cabo proyectos de recuperación que permitirán disfrutar de partituras "que no habían vuelto a sonar desde su estreno hace siglos".

El 14 de diciembre, por ejemplo, la Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca estrenará una obra muy especial: una cantata recién descubierta de una compositora italiana de mediados del siglo XVIII, María Rosa Coccia.

El último eje de la temporada será el acento puesto en los artistas españoles, ha dicho Ortega, "ahora que vivimos una época de esplendor por su gran nivel y compromiso con la música histórica", con nombres como los del grupo La Tempestad (con la directora Silvia Márquez, el 24 de julio en Aranjuez) o la Orquesta Nereydas con la soprano Nuria Real (22 de septiembre en el Palacio Real).