EFEBuenos Aires

Ante los gigantes de Netflix, Amazon Prime, HBO y Disney+, diversas productoras de cine argentinas se unen para tratar de vender su producto al extranjero con Películas Nobles, un proyecto de David contra Goliat que arranca con 75 películas en su catálogo.

"Es un proyecto artesanal, una bandera plantada acerca del valor de lo que nosotros producimos", dice en una entrevista con Efe el fundador y director de Películas Nobles, Diego Dubcovsky.

El nombre elegido, cuenta Dubcovsky, se refiere a "la nobleza" que considera que existe entre los productores de cine argentino.

"Muy por el contrario de lo que a veces se cree", bromea.

CINE ARGENTINO PARA EL RESTO DEL MUNDO

En Películas Nobles, espectadores de todo el mundo podrán ver "legalmente un montón de películas muy valiosas que no están en ningún lado", ya que según Dubcovsky, el crecimiento de las plataformas de reproducción en continuo provoca "un nivel de competencia bastante desigual".

"Surge ahora un poco por ese nivel de concentración que existe en la toma de decisiones sobre cuáles son las películas que acceden a las plataformas globales", asevera este productor argentino, quien lanza la web junto a su colega Gema Juárez Allen.

Para él, "hay cantidad de cine que queda fuera de esa distribución" a la que sí han llegado algunas series y películas argentinas.

Películas Nobles está disponible desde el pasado noviembre y, aunque por el momento son menos de cien películas las que componen su oferta, la intención de sus creadores es que crezca, sin descartar que en algún momento se empiecen a añadir películas de otros países.

"En principio estamos tomando películas que tengan aunque sea un coproductor argentino, ese es el criterio de curaduría más fuerte, no descartamos que más adelante pueda crecer", agrega Dubcovsky, productor, entre otras, de las aclamadas "Diarios de motocicleta" (Walter Salles, 2004) y "Truman" (Cesc Gay, 2015)

Así, en Películas Nobles se encuentran películas como la propia "Truman", "Los rubios" (Albertina Carri, 2003), "El abrazo partido" (Daniel Burman, 2004), "Mientras tanto" (Diego Lerman, 2006) y "Tesis sobre un homicidio" (Hernán Goldfrid, 2013).

EL VALOR DEL CINE FRENTE A LA DESESPERACIÓN PANDÉMICA

Dentro de Argentina existe la plataforma estatal Cine.ar, que ofrece una gran cantidad de cine argentino gratis o a un precio muy reducido, pero más allá de las fronteras del país austral es difícil acceder a los filmes gauchos.

En Películas Nobles, el precio de cada largometraje es de tres dólares, sin distinción entre películas más antiguas o recientes ni tampoco entre producciones más o menos conocidas.

Los cortometrajes se pueden adquirir por un dólar.

Dubcovsky asegura que es "imposible" plantear un modelo de membresía mensual, porque entonces no podrían competir contra las grandes.

"Es un planteo distinto", analiza, al tiempo que puntualiza que hay algunas películas de su plataforma que tienen restricciones geográficas en ciertos países debido a los derechos.

Él imagina a una persona que se quiera acercar al cine argentino desde fuera del país suramericano y que tome Películas Nobles de una manera similar a "lo que era el videoclub".

"Esto de que vos ibas a un espacio físico y veías qué propuestas había y en todo caso, digamos, sucedía con un videoclub de cine de autor, de cine de arte. Puedes encontrar películas que no se encuentran en otros lados, esa es un poco la idea de la propuesta", expresa Dubcovsky.

Dubcovsky y Juárez Allen empezaron a vislumbrar la idea de Películas Nobles cuando vieron que diversos productores argentinos ofrecían gratis sus películas a través de Internet durante la pandemia de la covid-19.

"La situación es desesperante, digamos fue un año para el cine argentino muy problemático y muy conflictivo. Nosotros dependemos fundamentalmente del apoyo del Instituto del Cine Argentino y este año digamos, más allá de la imposibilidad de filmar y de rodar, no llamó a convocatorias para nuevos proyectos, no otorgó fondos a nuevos proyectos", critica Dubcovsky.

Por ello, ante un panorama "desalentador y con un gran nivel de incertidumbre", decidieron reivindicar el cine patrio.

"Planta una bandera para decir que nuestras películas tienen un valor y que quien quiera ver tiene que pagar por ello", asevera, dando por finalizado el concepto de acceso gratuito al cine local que se desarrolló durante la pandemia.

Dubcovsky concluye que, "en algún sentido, Películas Nobles es un homenaje a los productores argentinos".

Pablo Ramón Ochoa