EFEBarcelona

El Festival Castell de Peralada será el escenario, el día 5 de agosto, del estreno mundial de una nueva ópera contemporánea, "4Carmen", cuatro miradas diferentes del mito de Carmen, a cargo de cuatro jóvenes dramaturgos y cuatro jóvenes compositores, con una puesta en escena de Marc Rosich.

Si el público del festival ampurdanés ha visto a lo largo de los años las ya clásicas "Carmen" de Antonio Gades o de Salvador Távora, este año podrá conocer la particular propuesta de la bailaora y coreógrafa María Pagés y esta "4Carmen", que debe leerse "for Carmen", y que es un proyecto en el que también es artífice Òpera de Butxaca i Nova Creació (OBNC).

Rosich ha explicado hoy en rueda de prensa que todo empezó a gestarse el pasado invierno durante un taller de creación organizado por OBNC en el Teatre Lliure, en el que se reflexionó sobre qué era Carmen y "de qué hilos podríamos tirar".

Rosich, uno de los jóvenes directores y dramaturgos más reconocidos actualmente, se ha encargado de juntar a ocho dramaturgos y compositores -todos ellos entre la veintena y la treintena- hasta dar lugar a esta nueva ópera que cuenta con cuatro piezas diferentes y que acaban constituyendo un "retablo ecléctico".

La primera de las piezas, "Pasión, muerte y dolor" la firman Lucas Peire y Marc Artigau; de la segunda, "Carmen Aux Enfers", son autores Mischa Tangian y Helena Tornero; la tercera se titula "Restaurante Carmen" y es obra de Carles Pedragosa y Jordi Oriol y la última es "Autopsia" y ha ido a cargo de Clara Peya y Marc Angelet.

Los cantantes serán la soprano Marta García Cadena, el tenor Néstor Pindado y el barítono Toni Viñals.

Marc Rosich advierte que los creadores parten de la idea "de hacer una ópera nueva poniendo en duda la manera clásica, que es vista como algo muy culto y hermético". "Queríamos hacer una apuesta para ver cuáles son las fronteras del género", ha precisado.

En este punto, ha ido más allá y ha aseverado que hoy "todo puede ser ópera. Queremos demostrar que las fronteras son laxas".

La pieza con la que se abre la ópera es un poco el contenedor de las otras tres y en ella son protagonistas tres conferenciantes que contraponen sus ideas sobre el mito de Carmen hasta llegar a un final trágico.

Posteriormente, se interpreta "Carmen Aux Enfers", con un aire muy "lorquiano" y con una Carmen atrapada en la "eternidad del infierno, con un Don José que la va matando, aunque ella va resucitando".

"Restaurante Carmen" es una lectura irónica del mundo de la ópera, con un código "muy Monty Python" y un tono de "comedia bufa", según Rosich, quien también cree que Carles Pedragosa y Jordi Oriol llevan "a Pitarra a la ópera".

Cierra estos cuadros, en los que se mezcla catalán y castellano, "Autopsia", una pieza de género, "un CSI, con el cadáver de Carmen de protagonista y que es analizado" de forma pormenorizada.

El montaje, tras estrenarse en Peralada el mismo día en el que se homenajeará a la soprano Victoria de los Ángeles, se representará con subtítulos al alemán, en la Neukollner Oper de Berlín el 7 de noviembre, y después viajará hasta el Arts Santa Mònica de Barcelona, los días 27 y 28 de noviembre.