EFEPeralada (Girona)

El Festival Castillo de Peralada, después de un año de mantenerse vivo gracias a internet, se reencuentra este 2021 con su público con un formato concentrado de diecisiete días, los que van del 16 de julio al 1 de agosto, en los que reunirá lo mejor de la lírica y la danza internacional.

La presidenta de la fundación que sostiene esta cita, Isabel Suqué, ha presentado este martes una programación dedicada a su padre, Arturo Suqué, fallecido el pasado 30 de abril e impulsor junto a su esposa, Carmen Mateu, de una aventura que arrancaba en 1987.

Los nombres que componen el cartel de esta 35 edición son de la talla del "Ballet for Life" del Béjart Ballet Lausanne, bajo la dirección artística de Gil Roman, que, inspirado en figuras que murieron jóvenes durante los años en que el virus del Sida irrumpió en la sociedad, será responsable de inaugurar el 16 de julio un festival por el que ya había pasado en 2010.

Las figuras de Freddie Mercury y Jorge Donn inspiran el espectáculo, que abandera un apartado de danza con peso destacado y que incluye también al Ballet de Barcelona, que estrenará "Perspectives" el 22 de julio.

La pieza, que desafía las normas de género de esta disciplina artística de la mano de su director artístico, Chase Johnsey, servirá además para inaugurar un nuevo espacio del festival, el Mirador del Castillo, a través de un viaje de transformación a partir de la figura del cisne y la música de Tchaikovsky.

Al día siguiente, el turno será para cinco bailarinas que han formado parte de algunas de las compañías de danza más importantes del mundo como son Lucía Lacarra, Dores André, Ada González, Maria Khoreva e Iratxe Ansa, que actuarán junto a Matthew Golding, Xander Parish, Jorge García Pérez e Igor Bacovich.

La ópera tendrá un punto álgido el 25 de julio con "Tosca" de Puccini en versión concierto con las voces de una selección internacional encarnada por Sondra Radvanovsky, Jonas Kaufmann y Carlos Álvarez en los papeles principales.

La compañía del Teatro Real de Madrid, bajo la batuta del italiano Nicola Luisotti, interpretará esta propuesta del festival que, de todos modos, no renuncia a una pieza escenificada y a una nueva producción: "Orlando (HWV 31)" de Händel.

Esta obra, la primera de las tres óperas del británico basadas en el poema épico "Orlando furioso" de Ludovico Arioso, reunirá sobre el escenario a Xavier Sabata, Sabina Puértolas, José Antonio López, Marie Lys y Eve-Maud Hubeaux, dirigidos por Rafael Rodríguez Villalobos, que contará con Dani Espasa al frente del conjunto barroco Vespres d'Arnadí.

El festival dejará la clausura el 1 de agosto en manos del tenor Javier Camarena, que ofrecerá un concierto lírico acompañado por las bases estables del Gran Teatro del Liceo.

Además, el escenario de la iglesia del Carme acogerá los debuts de dos de las voces que más interés despiertan en la actualidad como son las del francés Benjamin Bernheim y la soprano wagneriana Lise Davidsen, que tienen cita el 24 y el 31 de julio, respectivamente.

La programación incluye también una velada con la noruega William Christie al frente de Les Arts Florissants y un recital para acercar la lírica a los más jóvenes con Opera Followers.

Al margen de estos géneros, uno de los "amigos" del festival, el canadiense Rufus Wainwright, regresará el 24 de julio a Peralada con "Ah! Live Again. Unfollow The Rules solo" y, una semana más tarde, Sílvia Pérez Cruz ofrecerá "Farsa (Género imposible)" acompañada del bailarín Andrés Corchero.

El director de la cita, Oriol Aguilà, ha detallado durante la presentación del cartel, y tras unas palabras de recuerdo a la figura del músico italiano Franco Battiato fallecido hoy, que la seguridad del público es uno de los retos, pero también la de los artistas y equipo propio ante la dificultad de desplazar compañías que superen el centenar de integrantes.

El aforo aproximado será del 70 por ciento, según ha precisado Aguilà, quien ha concretado en 700 espectadores la máxima asistencia y ha reivindicado el Castillo de Peralada como "un espacio de confluencia de las artes".

"Nos reencontramos con un público presencial después de una larga espera y lo hacemos rodeados de grandes amigos de la casa, grandes artistas y embajadores de nuestro festival en una convocatoria artísticamente ambiciosa y comprometida con la mejor danza, la creatividad, la ópera y las voces de la lírica más importantes del momento", ha añadido.

La edición de este año dispone de un presupuesto de 2,7 millones de euros para llevar a cabo este homenaje a Arturo Suqué que, según su hija, dejó este "legado inolvidable" del que tanto ella como sus hermanos cogen las riendas, en lo que ha calificado como el inicio de "una nueva etapa".