EFELa Unión (Murcia)

Pitingo y Manuel Lombo han puesto en pie al Antiguo Mercado Público de La Unión con dos conciertos en los que han mostrado su capacidad para traer a su terreno mestizo y ecléctico el flamenco con el que se formaron.

Dos veranos después de levantar de sus asientos al público del Antiguo Mercado Público de La Unión con su show 'Soulerías', Antonio Manuel Álvarez Vélez, más conocido como Pitingo ha vuelto a la Catedral del Cante con su último disco, 'Mestizo y Fronterizo', donde ha fusionado sus dos grandes pasiones: el flamenco con el que se crió y el soul que empezó a escuchar a los 9 años.

El de Ayamonte ha comenzado por tonás y se ha atrevido a cantar por soleá la historia vivida por el guitarrista Mario Escudero en Nueva York, coincidiendo con el asesinato de John Lennon, y que ha concluido con su versión del 'Imagine' tamizado por góspel.

Intercalando vivencias personales hilarantes que han provocado las risas del público, Pitingo ha continuado con su rumbo mestizo con lo que él denomina "gospelerías", bulerías pasadas por la batidora de la música negra.

El tema principal de su último disco, 'Soul man', el éxito de Sam Moore grabado con él en el estudio Criteria de Miami, ha dado paso a su versión de 'Currucucú Paloma', con Pedro Pimentel a la guitarra, y ha homenajeado a Enrique Morente con 'Estrella'.

En un concierto que no ha terminado de incendiar el ambiente de la Catedral del Cante, Pitingo ha concluido con 'Rolling on the river', de Tina Turner; el 'Guantanamera' y el 'Kimbala' cantados por bulerías con el público a coro y los bises de 'Stand by me', 'I just called to say I love you' 'Killing me softly' y 'She works hard for the money'.

A Pitingo le ha precedido en el escenario Manuel Lombo, que ha dividido su actuación en dos partes, en la primera de las cuales ha recorrido los temas de su último trabajo, 'LomboxBambino', en el que homenajea al cantante de Utrera fallecido en 1999 cuando ya lucía el título de 'príncipe de la rumba fatal'.

Con un acompañamiento mixto de cuadro flamenco, piano y percusión, en el que ha sido muy aplaudido el guitarrista Pedro Sierra, Lombo ha presentado varios de sus temas en el que versiona a Bambino a través de tangos, bulerías y zambras.

Posteriormente, el cantante sevillano ha rendido tributo a la Catedral del Cante con una segunda parte más ortodoxa, en la que ha recordado que participó como cantante 'pa baile' de la ganadora del Premio Desplante 2002 del Festival del Cante de las Minas, Mari Ángeles Gabaldón.

Lombo, formado en la esencia del flamenco tradicional bajo la tutela de José de la Tomasa o Naranjito de Triana en la Fundación Cristina Heeren, ha concluido bajando al patio de butacas para lanzarse a porta gayola con su versión de 'Háblame', que ha terminado por encandilar a un público que le ha despedido con una sonora ovación.

La cuarta jornada del festival unionense ha comenzado a las 19.30 horas en la Casa del Piñón con la conferencia sobre 'Los niños de la gavia', a cargo del profesor Ángel Pascual y la presentación del libro 'Aquellos años de nuestra niñez. La Unión 1940-1989', de Salvador Saura, que será introducido por José Miguel Vegas.

Además, se ha entregado el galardón 'Pencho Cros a la difusión musical' al Ayuntamiento de Sagunto; la distinción 'Rojo El Alpargatero' a la Asociación Cultural Sagunto Flamenco; y el 'Pencho Cros a la difusión del flamenco' a Enrique Hernández.

Posteriormente, a las 21 horas, la atención se ha desplazado a la avenida del Flamenco-plaza Joaquín Costa, en cuyo escenario ha actuado la bailaora Inés García Fernández, dentro del ciclo 'El cante en la calle'.