EFEBarcelona

El arte conceptual español ha vivido este miércoles su particular puesta de largo en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el MACBA, con una gran exposición dedicada a la colección de Rafael Tous, quien donó sus fondos al museo barcelonés hace poco más de un año.

La exposición comprende 120 obras de 28 artistas en un recorrido que se despliega en dos plantas del edificio Meier, en la Capella MACBA, con la instalación "No hay replay" (1989) de Carlos Pazos, y en la mítica Sala Metrònom, propiedad de Tous, reabierta para esta ocasión, donde se ha instalado "Les portes de Linares" (1989) de Jordi Benito, una obra creada específicamente para ese espacio.

En el recorrido expositivo se pueden contemplar además obras de Francesc Abad, Eugènia Balcells, CVA (Comité de Vigilancia Artística), Alicia Fingerhut, Ferran Garcia Sevilla, Eulàlia Grau, Àngel Jové, Antoni Llena, Eva Lootz, Miralda, Fina Miralles, Muntadas, Pere Noguera, Jordi Pablo, Joan Rabascall, Àngels Ribé, Benet Rossell, Francesc Torres o Jaume Xifra.

La conservadora y jefa de la colección MACBA, Antònia Maria Perelló, ha remarcado que se trata de "obras representativas de cada uno de los artistas, no son anecdóticas, son obras que habríamos ido a buscar como museo".

Bajo el título "En tiempo real", el MACBA ofrece ahora la primera exposición de la Colección Tous, formada por 1.000 obras que fueron regaladas a la ciudad, aunque el museo, recuerda su director, Ferran Barenblit, ya contaba con un importante fondo de arte conceptual construido desde sus inicios.

La conservadora de exposiciones y colección Claudia Segura ha explicado en la presentación que la muestra "pone el acento en las diversas líneas de interés común que los 28 artistas han tenido y aún tienen", que articulan el itinerario expositivo a través de hechos conceptuales.

La muestra, que estará abierta al público hasta el próximo 9 de enero, aborda temas como el arte de acción con la reivindicación del cuerpo; las propuestas vinculadas a la naturaleza, en obras que destacan el elemento ideológico de las imágenes y el poder de los medios de masas; las que se articulan como dispositivos de crítica política; las que experimentan con el lenguaje; o la poética del objeto cotidiano y pobre.

El recorrido propuesto en la exposición genera coexistencias y simultaneidades que permiten replantear el relato de las mismas y constatar la vocación internacional de muchos de sus artistas.

En el mismo acto, Rafael Tous, satisfecho por esta primera exposición de su donación, ha confesado: "Coleccioné las obras no como inversión, sino porque tenía cariño por ellas y en muchas ocasiones incluso ayudé a los artistas a montarlas".

El coleccionista, mecenas y agitador cultural Rafael Tous ha estado siempre vinculado al mundo de la cultura y estableció lazos de amistad con creadores y artistas fundamentales para comprender la evolución de las prácticas artísticas que priorizaban la idea y el proceso antes que el objeto.

Tous ha asegurado que "sólo el cinco por ciento de las piezas de la colección fueron compradas en galerías, la gran mayoría fueron compradas en los talleres de los propios artistas, en viajes a Nueva York, a París, y nunca pensé en el valor ni en el futuro, sino en la humanidad que desprendían y en su importancia".

No ha ocultado su alegría al volver a ver "Les portes de Linares" de Jordi Benito en la Sala Metrònom, donde se presentaron en 1989, y ha avanzado que estaba pensando en la posibilidad de mantenerlo abierto para actividades culturales.

"Les portes de Linares" es la escena de un momento suspendido, que recuerda los hechos sucedidos en 1947 en la plaza de toros de Linares, donde Manolete, considerado por Jordi Benito el artista total, halló la muerte a causa de una cornada el mismo día en que pretendía dejar el mundo del toreo, pero la mirada del artista recoge, sin embargo, el testimonio de la vida del toro.