EFEMadrid

El escritor y poeta francés Raymond Queneau formó parte del movimiento surrealista y posteriormente creó OuLiPo (Obrador de Literatura Potencial), a partir de ahí con un humor sutil creó textos como "Ejercicios de Estilo", en el que se relata un suceso trivial de 99 maneras diferentes.

Antonio Fernández Ferrer, Christian Boyer y Jesús Cracio adaptan el libro, manteniendo ese impulso a la imaginación y a la esencia del autor, y lo trasladan al escenario con la eufonía ¿Que no...?, un espectáculo que se estrena el 22 de octubre en las Naves del Español en Matadero.

¿Quién no ha escuchado múltiples versiones de un mismo suceso? ¿Quién no ha dicho nunca: No, eso no fue así?

El dramaturgo y director Jesús Cracio vuelve a poner en escena un espectáculo que ya estrenó en 1988, en el que concentra 34 de las 99 historias, "algunas de ellas transformadas, porque ya no tienen vinculación con la actualidad".

El director asturiano reconoce que ha sido inevitable recordar aquel primer estreno "especialmente porque los actores son diferentes y son ellos los que hacen que el espectáculo lo sea".

"Mi visión sobre la obra no ha cambiado, he acumulado experiencia. Lo más importante es observar, mirar y entender y así afloran las cosas", ha reflexionado Cracio este martes durante la presentación de la obra que, asegura, se ha mantenido cercano a la palabra de Queneau.

Cracio describe ¿Que no...? como una "comedia humana comunicativa", que no está exenta del sainete, del teatro del absurdo y muy cerca del lema del movimiento cultural francés próximo al surrealismo: patafísica.

La música envuelve la escena con diferentes variaciones de "Tocata y fuga" de Bach, que pasa al rock duro de Metallica y también se transforma en versión jazzística.

Una función en la que el cuerpo de los actores y su movilidad es determinante y donde también hay espacio para el "clown".

Satisfecho con el elenco, Cracio asegura que prefiere "actores dispuestos a disponibles", que es lo que ha encontrado en Javier Ballesteros, Nur Levi, Rosa Martí, Arturo Martínez Vázquez, Paloma de Pablo, Fernando Sainz de la Maza, Claudia Salas y Álex Villazán, que interpretan a varios personajes de esta historia que se multiplica, un proyecto que Levi ha calificado como "un ejercicio de confianza".

Algo en lo que incide Claudia Salas, que describe el proceso como una "aventura, un juego del tesoro en el que después de las pruebas obtienes grandes hallazgos".