EFERabat

La Torre Mohamed VI, que con sus 250 metros de altura será la más alta del continente africano, fue presentada hoy en Rabat por su arquitecto, el español Rafael de la Hoz, quien aseguró que la estructura de la torre estará lista a mediados del año 2021 y su "rellenado" en 2022.

En una conferencia en el Instituto Cervantes de Rabat en la que repasó la arquitectura del siglo XX, De la Hoz dijo que la cimentación de la torre, "una obra muy compleja", ya ha concluido una vez que se han colocado los pilotes de 80 metros de profundidad que sostendrán toda la torre.

La complejidad de la obra viene del hecho de que se levantará a orillas del río Bouregreg, que marca la frontera norte de Rabat, muy cerca de otro edificio simbólico como será el Gran Teatro de Rabat, diseñado por la difunta arquitecta angloiraquí Zaha Hadid y que se prevé sea inaugurado el próximo año.

El arquitecto explicó que la Torre Mohamed VI contará con una base de locales comerciales, y sobre ella se levantará la torre propiamente dicha que constará de tres partes: oficina, apartamentos residenciales y un hotel de lujo en la parte más alta.

Adelantó que la torre tendrá una forma parecida a un lápiz, "con doble curvatura", y que su revestimiento exterior estará hecho probablemente de vidrio y aluminio, con un color exterior blanco, pero insistió en que su diseño se sigue perfilando mientras se construye.

"Tiene vocación de ser el símbolo del nuevo Marruecos, y al mismo tiempo una demostración de lo que el país es capaz de hacer", dijo el arquitecto, quien añadió que será un edificio "de eficiencia energética", en respuesta a una demanda cada vez más creciente en los edificios del siglo XXI.

Además, tendrá sus espacios funcionales -los destinados a las estructuras eléctricas, de gas o de agua- no intercalados entre los pisos, sino formando parte de una estrecha torre exterior paralela, que se situará a la espalda de la torre principal.

Con respecto a si será una obra más inclinada al carácter utilitario o al ornamental -las dos tendencias que según él han definido la arquitectura del siglo XX-, De la Hoz respondió que ha intentado que la torre "tenga expresividad en su estructura" y que al mismo tiempo sea "cercana a los que van a habitar en ella".

La torre va a convertirse en uno de los símbolos del reinado de Mohamed VI y en uno de los edificios más singulares de Rabat, ciudad que aspira a convertirse en la "capital de la cultura" en Marruecos.