EFERoma

El antiguo teatro de Herculano, situado entre Nápoles y Pompeya (sur Italia), reabrirá mañana su recorrido subterráneo para que los visitantes puedan descubrir la historia de este edificio que quedó sepultado en el 79 por la erupción del Vesubio.

Tras un tiempo cerrado por la pandemia, este antiguo teatro romano abrirá todos los sábados para ofrecer a los amantes de la historia un viaje en el tiempo a través de los túneles del siglo XVIII, explicó hoy el Parque Arqueológico de Herculano en un comunicado.

"La visita será un recorrido subterráneo que nos hace retroceder a través de los siglos y nos convierte en protagonistas de un descubrimiento que se renueva cada vez ante nuestros atónitos ojos", declaró el director del parque, Francesco Sirano.

De esta forma, el público podrá acceder con antorchas y cascos de protección por los túneles que se construyeron en 1738 por los arqueólogos del rey español Carlos III de Borbón, quien mandó iniciar las excavaciones de este teatro romano, dando inicio así a la arqueología occidental moderna.

"La visita seguirá los pasos de los visitantes que a lo largo de los siglos han recorrido a la luz de las antorchas los pozos y túneles creados por los ingenieros del ejército borbónico", añadió Sirano, quien resaltó el gran recorrido de esta estructura que sirvió de refugio durante la Segunda Guerra Mundial.

Los túneles, en los que se pueden ver artefactos y pequeñas estalactitas, descienden por la estructura de este enorme teatro, que tenía una aforo de 2.500 personas, hasta los 25 metros de profundidad, dejando la antigua ciudad y su centro histórico muy por encima.

"El teatro está situado en una zona clave para la reconexión de los dos Herculanos, el antiguo y el moderno, donde hemos concentrado nuestros esfuerzos de regeneración urbana para crear nuevos espacios públicos", detalló el director.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Ciro Buonajuto, manifestó hoy a los medios italianos en la inauguración, que "a través del turismo y de la historia, Herculano puede renacer y, sobre todo, crear con su belleza los puestos de trabajo que tanto necesita el Sur".