EFEMadrid

La Policía Nacional ha recuperado un valioso "Atlas Portulano", un manuscrito del siglo XVI firmado por Battista Agnese, que estaba en posesión de un ciudadano británico y que ha sido donado a la Biblioteca Nacional de España en muy buen estado de conservación.

Según informa este jueves la Policía Nacional, una información anónima fue la que alertó a la Brigada de Patrimonio Histórico sobre una posible salida ilícita del territorio nacional del atlas, que es un manuscrito sobre pergamino con aplicaciones en oro fechado en torno a 1542-1546 y cuya valoración ronda los dos millones de euros.

El atlas ha sido finalmente donado a la Biblioteca Nacional, lo que supone un enriquecimiento importante de la colección de cartografía, resalta la Policía.

Este "Atlas Portulano" pertenece a los atlas tipo 2, llamados "post Californian", por aparecer la península de California, que falta en los de tipos anteriores.

Su autor es Battista Agnese (Génova, 1500-1564) un cartógrafo que trabajó en Venecia entre 1536 y 1564 y se convirtió en una de las figuras más importantes de la cartografía renacentista.

Este investigador creó aproximadamente 100 mapas manuscritos, de los cuales se conservan unos 70 en todo el mundo, ya sean firmados o atribuidos a su escuela, recuerda en su nota la Policía.

Sus atlas son considerados obras de arte por su calidad y belleza, en su mayoría son portulanos y náuticos, impresos en vitela para oficiales de alto rango o para ricos mercaderes.

El encargo de este manuscrito fue solicitado por algún noble o potentado con el propósito de ofrecérselo a Felipe II como un regalo, según el informe desarrollado por José Luis Gonzalo Sánchez-Molero, decano de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense.

En concreto, sería un presente de Diego Hurtado de Mendoza, embajador de Carlos V en Venecia, que remitió al príncipe Felipe en 1546 o 1547.

La procedencia del obsequio se recoge en las cuentas del "Libro de Cámara" del príncipe en 1547, donde se anota una libranza (o pago) a Rodrigo Espinosa, cajero, "por vna caxa para vn libro de cosmografia que embio desde beneçia a su alteza don diego de mendoça, doçientos e setenta y dos maravedis".

En este caso se trataría de una copia de taller, ya que Agnese hacía "copias de una gran calidad, pero este ejemplar no es uno de sus mapas de mayor lujo", según el decano universitario.

De este manuscrito, que permaneció muchos años en la Biblioteca Real, sólo existe un único ejemplar en España, y constituye uno de los grandes tesoros de la cartografía internacional.

Considerados como uno de los manuscritos más importantes confeccionados en Europa, son "joyas cartográficas" para las instituciones que los conservan.

El ejemplar ya se encuentra en la Biblioteca Nacional de España, en muy buen estado de conservación, con apenas alguna mancha de humedad poco apreciable.

Su calidad, que se considera media-alta, se aprecia en numerosos detalles, como en el acabado de las cabezas de algunos de los vientos, o en el mapamundi dorado del final, que parece inacabado, pero no lo está.

El precio estimado de esta obra, comparada con otras iguales o similares recogidas en la base de datos del Servicio de Valoración e Incremento del Patrimonio y con los precios de mercado, sería de unos 2 millones de euros.